Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El hoy
Por Carmen Ortiz - Guatemala, 25 de agosto de 2005
cloe2003@yahoo.com

El presente es como una gran ola que nos arrastra, envuelve y ahoga.

Lo coyuntural suele acaparar nuestra atención. En el ámbito social, los medios de comunicación tienen la responsabilidad de recordar, monitorear acontecimientos, metas o problemas de interés nacional aún carentes de respuestas. Sin embargo es común que sus agendas temáticas sean realmente eso: temáticas. Hoy, el tema de las maras vuelve a ponerse de moda. Ayer, fueron las deficiencias del sistema de justicia. También lo han sido las consultas, las inundaciones, el TLC. Los asuntos nacen, crecen y mueren. Pasan al archivo muerto como si se tratara de cosas sin importancia que, una vez utilizadas se de- sechan. Es más, otros temas ni siquiera son tratados y no por carecer de importancia, simplemente porque no conviene, no venden o por miopía.

Es erróneo pensar que los medios pueden resolver los problemas nacionales, pero sí pueden y deben visibilizar lo fundamental. En esta tarea, los columnistas de opinión somos piezas clave. Está muy bien que sobre un tema coyuntural se abra un espacio para el sano debate y el intercambio de ideas en las columnas, ya que se contribuye al análisis y formación de criterios de los lectores. Pero no lo es todo. Es un error perdernos en la inmediatez y subirnos siempre a la ola noticiosa para emitir juicios.

No se trata de no reaccionar pues muchas veces es preciso hacerlo, se trata de buscar el equilibrio entre reaccionar y accionar cuestiones relevantes pero ignoradas.

Fuente: www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.