Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El pobre
Por Carmen Ortiz - Guatemala, 1 de septiembre de 2005
cloe2003@yahoo.com

Es hora de despojar a la pobreza de su rostro de hoy rotundo.

La CEPAL informa que el número de personas en condiciones de extrema pobreza en Latinoamérica ha aumentado considerablemente. La ONU, en su "Informe sobre la Situación Social 2005", indica que la situación de desigualdad ha empeorado en la región. Millones de dólares se siguen invirtiendo en diagnósticos e investigaciones sobre el tema, pero las acciones emprendidas para su solución no afloran con el sentido de urgencia que se requiere. Este es un extraño caso en el cual los ojos ven, pero el corazón no siente.

No importa hacia dónde veamos. La pobreza se ve, se huele, se lee, pero parece no impactar las conciencias de quienes no la padecen. La ceguera y la estupidez han llegado al punto de que en México tres políticos y un periodista se han propuesto vivir durante tres días en una casa de 18 mts. cuadrados para experimentar lo que es ser pobre. ¡Qué forma de perder el tiempo!

En Guatemala la URL ya elaboró una investigación dirigida por M. Von Hoegen, donde se presenta la pobreza desde el punto de vista del pobre y no del observador. Ser pobre es tener hambre, es aguantar heroicamente los dolores de la enfermedad por falta de acceso a atención y medicamentos, es ser vulnerable al abuso, es el dolor del mundo sobre unos raquíticos hombros a punto de quebrarse.

"Al que se apodera del vestido de otra persona se le llama ladrón; pero al que no viste al pobre y puede hacerlo ¿no merece el mismo nombre?" (Sn. Basilio).

Fuente: www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.