Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El político
Por Carmen Ortiz - Guatemala, 3 de noviembre de 2005
cloe2003@yahoo.com

Sin verdaderos políticos no hay buen gobierno.

Ese es el gran desafío que enfrenta Guatemala. La mayoría de quienes "intentan" hacer política en el país apelan constantemente al empirismo, a su experiencia, dándose el lujo de subvalorar otros aspectos importantes. Esta ceguera voluntaria o producto de su ignorancia les (y consecuentemente "nos") lleva al fracaso. Si bien el político se forma en la práctica, ella pasa necesariamente por el partido y no solamente por el barrio. No conozco políticos con trayectoria partidaria fiel y consecuente que ocupen posiciones de dirección con base en sus méritos, después de haber acumulado un caudal respetable de aprendizaje (problema del sistema).

El ejercicio de la política, además de destreza en este campo, incluye también funciones ejecutivas, directivas, organizativas, planificadoras y gerenciales, que requieren preparación. Si bien el sistema democrático no puede exigir condiciones de formación académica para ejercer funciones políticas en cargos de elección popular, sí puede hacerlo para los demás. No obstante, y dadas las responsabilidades implícitas en "lo público", es deseable que todo aquel que aspire a ocupar un cargo electivo, se preocupe tanto por su formación, como por rodearse de lo que Matus llama "un Estado mayor" , un equipo de profesionales excepcional capacitado en las ciencias de gobierno (atención universidades). Debe cerrarse la puerta a inútiles y mafiosos. Luchemos contra las limitaciones éticas y cognitivas que nos aquejan.

Fuente: www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.