Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

La voz del pueblo - Radio comunitaria en Guatemala
Por la Lisa Viscidi - 9 de junio 2004
Traducido para albedrio.org por Uman Rodriguez

El 22 de mayo de 1987 la guerrilla guatemalteca interfirió la frecuencia de una radioemisora con el objetivo de transmitir un mensaje revolucionario. Voz popular, la radioemisora de la URNG transmitía desde una unidad móvil ubicada en el volcán Tajumulco, el pico más alto de centroamérica. Por nueve años, esta emisora proporcionó información alternativa ante la propaganda gubernamental transmitida en la mayoría de las radioemisoras y canales de televisión, los cuales muchas veces se autocensuraban para evitar la represión del gobierno.

„Unas de las cosas que he aprendido es que se puede hacer avanzar el proceso de lucha en este país con algo tan mínimo como un micrófono“ dice el fundador de Voz Popular, Alberto Ramírez Recinos. Los programas que se transmitían se referían a las violaciones de los derechos humanos, injusticia social y la represión militar. Para Recinos sólo Voz Popular fue inmune a la guera sicológica desatada contra los oponentes al sistema.

Después de la firma de los Acuerdos de Paz en 1996, los fundadores de Voz Popular solicitaron una frecuencia legal. Su solicitud fue negada y la estación fue forzada a cerrar sus operaciones. Los miembros de la radio, sin embargo, estaban convencidos de la necesidad de continuar con las transmisiones ante la necesidad de promocionar los Acuerdos de Paz y el tema de los Derechos Humanos entre las poblaciones y comunidades del país, las cuales no eran atendidas por los medios de comunicacion legales. „Pensamos que era importante continuar con este proyecto“ explica Recinos: „así que bajamos las armas y tomamos el micrófono“.

Así de esta manera nació la estación comunitaria Mujb ab´l yol, que significa: „Encuentros de expresión“ en Mam. La radio se inicio sirviendo a la comunidad de Concepción Chiquirichapa, una población situada al norte de Quezaltenango con una población 90% de origen indígena. Actualmente a crecido hasta conformar una comunidad de 240 estaciones de radio.

El rol de las radios comunitarias en Guatemala

En un mundo en rápido proceso de globalización y de homogenización de los medios de comunicación, las radios comunitarias proporcionan la posibilidad de la participacion ciudadana y la expresión de las diferentes identidades culturales. Tanto las radioemisoras comerciales como los canales de televisión transmiten solamente en espanol representando principamente a la cultura no indígena, ignorando los intereses de la poblacion indígena. Las radios comunitarias por el contrario, transmiten en los idiomas locales, siendo accesibles para las poblaciones rurales marginalizadas. Las radios comunitarias, dice Recinos son: „una forma de comunicación que responde a diferentes sectores de la población, una forma de expresion“

Siendo accesibles a sectores aislados de la sociedad guatemalteca, las estaciones comunitarias juegan un importante papel en la educación de su audiencia en asuntos tales como Derechos Humanos, política y asuntos ambientales. Este tipo de programas son esenciales en un país donde muchos niños no pueden asistir a la escuela debido a limitaciones económicas. A esto se suma un alto nivel de analfabetismo que hace inaccesible la prensa escrita a la mayoría de la población. Mientras los aparatos de televisión son caros y sus señales no alcanzan las regiones mas remotas del país. Por el contrario, pequeños radios de baterías son muy abundantes por estos sectores. De esa cuenta, las radios comunitarias estan en la capacidad de proporcionar la información sobre los asuntos que los medios convencionales ignoran. Por ejemplo se pone atención al tema de los Acuerdos de Paz, los cuales deben aún que ser implementados, pero han sido marginados dada la falta de interés del gobierno en la promoción de la equidad socio-económica. Recinos y sus compañeros creen que con la educación adecuada, los sectores marginalizados de guatemala empezarían a reclamar sus derechos y exigir un cambio.

Promoviendo la educación y la participación ciudadana, las radios comunitarias contribuyen a que sus radioescuchas participen activamente la democracia. El derecho de vivir y pensar de una manera diferente es algo inherente a toda democracia, en ese sentido las radios comunitaria promueven un pensamiento local, un paso importante en la vía hacia el desarrollo.

Poderosas corporaciones de medios de comunicación contra las radios comunitarias

A pesar que a Voz popular, le fue negada una frecuencia legal despues del conflicto, los Acuerdos de Paz de hecho reconocen la importancia de las radios comuntarias. En el Acuerdo sobre Identidad y Derecho de los Pueblos Indigenas, el gobierno esta obligado a modificar las leyes que regulan a la radiotransmisión para facilitar el acceso de la población indígena.

Sin embargo, mas que favorecer a las radios comunitarias, el gobierno paso una ley en donde las frecuencias dispobles fueron vendidas en subasta, favoreciendo de esa manera a los sectores privados y excluyendo a todos aquellos sin capacidad económica. „nuestra comunidad, que es muy pobre, no puede participar en el proceso de subasta para obtener una frecuencia de radio“, explica Recinos

Careciendo de una alternativa, las radios comunitarias ilegalmente utilizan frecuencias no autorizadas. Una vez el gobierno multó a una de esas emisoras „piratas“ con una suma de Q8 millones. La presión que recientemente realizó la ong Concejo Guatemalteco de Comunicación Comunitaria los obligó a modificar la ley.

El gobierno guatemalteco todavia se niega a la legalización de las radios comunitarias, favoreciendo a los poderosos grupos de interés que representan a las radioemisoras comerciales. La Cámara Guatemalteca de Radiodifusión, un grupo autónomo de dueños de radioemisoras tiene fuertes conexiones en el Congreso y efectivamente determina el destino de las pequenas radioemisoras.

En años recientes, el monopolio sobre los medios de comunicación en Guatemala ha sido consolidado en cada vez menos manos. Remigio Angel Gonzáles, un hombre de negocios mexicano que vive en Miami, es dueño de cuatro canales de televisión del país y 25 radioemisoras comerciales. En la anterior administración gubernamental, el cuñado de Gonzáles, Luis Rabbé fue nombrado Ministro de Comunicaciones, asegurando la influencia de Gonzáles en el Congreso.

No solo los poderosos empresarios se benefician del monopolio de las comunicaciones. El gobierno, como pago por favorecer a estos monopolios, cuenta con espacios publicitarios para la promoción de sus proyectos y para hacer propagando a gubernamental. De esa cuenta ni el gobierno ni los empresarios estan interesados en promover a las radios comunitarias que reducirían el numero de oyentes de las radios comerciales. Más aún, educando a los indígenas pobres de Guatemala sobre sus derechos y promocionando la participación ciudadana, las radios comunitarias cuestionan los intereses de los sectores poderosos y el status quo, talvez lo que explica porque algunos de los guatemaltecos más poderosos se oponen a ellas.

Propuesta de medios de comunicación comunitarios

Hasta ahora, las estaciones miembros de la Asociación de Estaciones de Radios Comunitarias Mujb ab´l yol operan en frecuencicas no autorizadas. Sin embargo los cuatro miembros del staff de la radio y 25 jóvenes voluntarios estan trabajando duro para expandir su influencia. Estan realizando trabajo de lobby en el Congreso de la República para que se autorice una ley según la cual el 25% de las frecuencias se destinarían a las comunitarias. Esta ley es apoyada por 240 radios comunitarias de todo el país. Recinos, que actualmente es el director de Mujb ab´l yol cree que estas emisoras son parte de los derechos de todos los ciudadanos guatemaltecos: „cada municipalidad debería tener una forma de comunicación para servicio de la comunidad. Nosotros no estamos excluyendo a los ladinos. La ley es universal, no descriminatoria.“


Tomado de www.counterpunch.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.