Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

¿Héroes o heroínas en Guatemala? - Notas para un análisis histórico
Por Carlos René García Escobar (*) - Guatemala, 14 de octubre de 2004

1. En primer lugar, hay que tomar en cuenta que sin lugar a dudas dentro del contexto histórico y mitológico de la sociedad mesoamericana pre alvaradiana debieron existir héroes y heroínas objetos de veneración por los antiguos habitantes mesoamericanos de la región aunque, debe reconocerse su tradicional virtud de orientarse por cánones colectivistas más que por los individuales, condición persistente hasta la fecha. (Esto choca con la concepción individualista de la cultura occidental que, por ejemplo, ha querido particularizar la figura de Rigoberta Menchú, frente al conglomerado indígena maya que ella representa con su lucha y su premio internacional).

2. Que la invasión misionera y evangelizadora de la colonización española intentó borrar todo vestigio de imaginarios sociales y culturales que afloraban en la conducta y comportamiento de los colonizados con la imposición de la doctrina cristiana y los mandatos reales provenientes del papado romano y de la corona española, ya fuera con la fuerza de la palabra y el discurso convincente o con la de la violencia represiva por parte de ambas instituciones.

3. Fue hasta el siglo XIX que se conocieron al salir del anonimato los textos del Popol Vuh o Pop Wuj y del Rabinal Achí, en los que aparecen héroes históricos y mitológicos como los hermanos gemelos, la joven Ixquic y otros, y Rabinal Achí y Quiché Achí respectivamente.

4. En la segunda mitad del siglo XX empiezan a reconocerse más héroes históricos de carne y hueso como los ajau cakchiqueles Sinacán y Sequechul y queda en la leyenda la figura mítica de Tecún Umán de quien se viene hablando legendariamente desde el siglo XVI, pero dudando de su existencia concreta durante los últimos 15 años.

5. El mestizaje hispano americano guatemalteco no ha podido producir héroes y heroínas de renombre reconocido por todos los sectores de la sociedad guatemalteca ya que por ejemplo los próceres de la independencia y algunos presidentes y dictadores han sido impuestos por la historia oficial y según se sabe sus acciones respondieron a intereses económicos, políticos e ideológicos de la clase social dominante de su tiempo, necesitada de desarrollarse independientemente del imperio colonizador español.

6. Para el siglo XX quizá el único personaje que se perfila como héroe nacional pero que aún no termina de hacerlo es el presidente Arbenz ya que, su actitud final al abandonar el gobierno y exiliarse, no ha sido plenamente comprendida por la nación guatemalteca. En todo caso, tal actitud, responde a un comportamiento propio del mestizaje característico de nuestra región.

7. Lo más probable es que el único héroe hasta ahora reconocido por la mayor parte de la nación sea EL EX PRESIDENTE JUAN JOSÉ ARÉVALO BERMEJO por muchas razones ampliamente reconocidas por el pueblo guatemalteco en su mayoría y a quien ya es el momento de situar en el justo lugar que le corresponde como héroe nacional.

8. ¿Heroínas?… Creo que hay mujeres que se acercan a esos actos de heroísmo. Las consecuencias del conflicto armado interno que no termina de disiparse, generaron víctimas que se han sobrepuesto a la humillación y al dolor por la ausencia forzada de sus seres queridos y al desinterés de la sociedad opresora, situándose en contra de sus victimarios, exigiendo justicia y transparencia de sus identidades. Esos son actos de verdadero heroísmo. No quisiera omitir nombres, pero me suenan en el cerebro los de Rosalina Tuyuc, Helen Mack, Rigoberta Menchú, Nineth Montenegro…

(*)Prestigioso antropologo nacional

Tomado del diario La Hora - www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.