Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

No nos perdamos en las hojas del bosque (Del cuento del tío Conejo)
Por Claudia Virginia Samayoa - 18 de abríl de 2004

No hace muchos años conocí al fabulista que nos da lecciones sobre la animalidad de la clase política guatemalteca. (Me preguntó con que animal se identifica). En esa época, el hoy libertario cuentista, asumía y defendía derechos colectivos y hablaba de derechos humanos junto conmigo. Finalmente, cada quien toma los rumbos que su conciencia y su experiencia le marcan.

La imagen del fabulista me motiva a reflexionar un poco sobre cómo la discusión de la CICIACS se ha centrado en las hojas del bosque del tío Conejo, en lugar de los problemas que, al menos desde su discurso, todos dicen que quieren combatir. Discutir sobre si llegó el momento de pedir ayuda internacional o no es infructuoso si no hablamos con claridad del fenómeno que queremos combatir y sus consecuencias.

En otras palabras, ¿qué es lo que realmente nos tiene que preocupar? ¿Los privilegios que podría tener una CICIACS o los privilegios e impunidades de los que gozan los miles de guatemaltecos que participan de las redes criminales que están acabando con el Estado de derecho?

Tal vez correspondería que analicemos sobre los conceptos y las consecuencias para la vigencia de sus derechos humanos, estimado lector y lectora, que tienen algunos de los males de nuestra sociedad: el crimen organizado, la corrupción, el lavado de activos, la obstrucción de justicia y la persistencia de los Aparatos Clandestinos. Así es que propongo que empecemos tema por tema. Qué tal si empezamos por el Crimen Organizado.

El Crimen Organizado o delincuencia organizada está definida por la existencia de una red compuesta por personas que activamente están involucradas en la comisión de delitos, así como por personas que a través de sus actividades legales apoyan la existencia de la red.

En Guatemala, la delincuencia organizada tiene el control del contrabando; el narcotráfico; el tráfico de armas, de personas, de bienes artísticos y de especies animales y vegetales protegidas, y la trata de personas.

El Crimen Organizado genera un bolsón de impunidad y privilegios en base de la compra de voluntades o la intimidación de los ciudadanos honrados. Estas redes criminales van generando un modo de vida donde se tiene acceso a una serie de bienes que el ciudadano honrado no sólo no puede adquirir, sino que se ve imposibilitado a hacerlo por la existencia de una red criminal que carcome todo lo que toca.

En Guatemala se toca muy poco sobre los ciudadanos que no cometen delitos, pero que apoyan a las redes a través de la venta de servicios o bienes. Estos ciudadanos saben que sus servicios o bienes van a apoyar a un criminal pero se excusan con el argumento de que finalmente tienen que ganarse la vida. De esta forma se genera una competencia desleal entre los que apoyan al crimen organizado (por ejemplo el contrabando) y los que tratan de ganarse la vida honradamente.

Finalmente, ¿Sabe usted cuántas redes criminales se encuentran hoy en la cárcel con sentencia en firme en Guatemala? Ninguna. ¿sabe por qué? Nuestro Ministerio Público no acostumbra investigar redes, investiga delitos individuales y, no se preocupa en averiguar quienes apoyaron la comisión de los delitos.

Es más, muchas veces, desvían las investigaciones para que se declare culpable a un muchacho pobre, cuando realmente los crímenes tienen su origen en cuellos blancos o caqui muy bien posicionados que, muchas veces, pasan por ciudadanos de bien.

Tomado de www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.