Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Como Poncio Pilato
Por Claudia Virginia Samayoa - Guatemala, 8 de noviembre de 2004
cvsjrh@intelnet.net.gt

Anabella de León y Conchita Mazariegos dan sendas explicaciones sobre las inconstitucionalidades de la nueva ley aprobada por urgencia nacional de pago a las ex PAC, el día 3 de noviembre del 2004. Sus explicaciones detallan cómo no se ha superado la inconstitucionalidad de fondo de la que han adolecido todas las propuestas. Anabella de León afirmaba que los que son constitucionalistas en el Congreso no aprobaron la ley ya que tienen que defender la Constitución. Pero al cuestionársele sobre un recurso de inconstitucionalidad, la diputada dice que eso "lo meterán" las organizaciones sociales.

El Presidente de la República sabía que la anterior ley de pago de las ex PAC era inconstitucional. Sin embargo, la sancionó y publicó. Finalmente, él sabía que las organizaciones de derechos humanos plantearían la inconstitucionalidad. El presidente de Copredeh, al preguntársele sobre dichas inconstitucionalidades, fue más lejos y dijo que era obligación de las organizaciones sociales solicitar la inconstitucionalidad.

Como Poncio Pilato, todos se lavan las manos. Saben que se aprueba una ley inconstitucional y en lugar de cumplir con su obligación de denuncia, se hacen los ciegos, sordos y mudos. Es impresionante, diputados que hoy defienden el pago de las ex PAC, se rasgaron las vestiduras de sólo pensar que podían aprobar las "inconstitucionalidades" de la CICIACS.

La lavada de manos no sólo es en materia de constitucionalidad sino también en materia del futuro económico-financiero de Guatemala. La famosa ley aprobada el 3 de noviembre define como fuente financiera del pago, ni más ni menos, que bonos del Tesoro Nacional. En otras palabras, estimados lectores y lectoras, la van a pagar con deuda contratada a la empresa privada nacional que deberá ser cancelada en un futuro no muy lejano con sendos intereses por... ustedes y yo.

Así es que los 113 diputados de nuestro Congreso, se quitaron la brasa ardiente de un problema político, que han fomentado, adquiriendo una deuda para que otros, como la Junta Monetaria y el pueblo, vean como lo resuelven cuando el problema estalle. En este tema, no se ha utilizado la autoridad del Estado para obligar a una negociación sino que desde el 2002, tanto el FRG como el resto de Partidos Políticos, han cedido a los chantajes y presiones para conseguir el favor de votos que ya vimos no son fieles. Se han lavado las manos de su responsabilidad de gobernar para el bien común.

Los diputados, con la decisión de pagarle a las ex PAC para evitar un problema "político", se han lavado las manos de las consecuencias económicas que tendrá dicho pago. Pero eso sí, a los políticos no les importa que los pacientes con VIH-sida no tengan acceso a la medicina retroviral o el desarrollo de una campaña de prevención que evite que terminemos como Sudáfrica con un 50% de población infectada y un serio problema para la gobernabilidad. Eso sí que es muy caro. El Ministerio de Finanzas no le aprobó al Programa Nacional de IPS y VIH-sida la propuesta presupuestaria para el año entrante de Q30 millones para atender con medicamentos a los enfermos de VIH-sida en Guatemala. Si hubiera pedido para prevención, le hubieran tenido que dar 40 millones. En su lugar se le ha otorgado Q10.3 millones.

Así como este caso hay varios en materia de salud. Pero seguramente no se percibe como un problema político, el hecho de que en Guatemala las personas se mueran de tuberculosis, malaria, disentería y otras enfermedades comunes.

Tomado de www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.