Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Quito, un aviso desde el sur
Por Claudia Virginia Samayoa - Guatemala, 25 de abril de 2005
cvsjrh@intelnet.net.gt

Ahora que está de moda plantear que deben prohibirse las manifestaciones que bloqueen el tráfico o las carreteras, imagino que más de algún legislador pensó, al ver las imágenes provenientes de Quito, que el diputado ponente de reformas que amplían las sanciones a la manifestación ilegal, estaba en lo correcto.

Sería muy simplista de mi parte afirmar que lo que provocó la caída del "coronel rebelde" Lucio Gutiérrez fue la protesta por la destitución de la Corte Suprema de Justicia. Quienes siguen las noticias internacionales, recordarán que ha habido una serie de manifestaciones del pueblo ecuatoriano por las medidas de privatización promovidas por el Gobierno.

El cansancio ecuatoriano es consecuencia de una serie de gobernantes que desde sus partidos políticos ofrecen el sol y la luna y, por supuesto, no los traen. Si recuerda, Gutiérrez es el resultado de un proceso de insurrección popular que lo llevó al poder respaldado por el Movimiento Indígena Pachakutik.

En su populismo, ofrecía atención a las necesidades de los pueblos indígenas y marcha atrás a las medidas de ajuste económico y corrupción que castigaban a los más pobres de aquel hermano país.

Pues no. Como es usual, estimados lectores y lectoras, los políticos mienten. El populismo electorero de cualquier signo trae votos, pero después, inmensas frustraciones. Las manifestaciones del año pasado fueron el primer signo del cansancio popular. Luego, al disolver la Corte Suprema de Justicia, las manifestaciones fueron subestimadas. "Son unos pocos", "son los de siempre", decían las autoridades.

Pero cuando la nueva Corte Suprema de Justicia le quitó los cargos a Bucharam, quien había sido depuesto luego de otro movimiento social que puso a Jamil Mahuad; quien a su vez tuvo que ser depuesto por otro movimiento social que fue ayudado por... -ni se imaginan-... Lucio Gutiérrez, la cosa se puso color de hormiga. Pero el señor Gutiérrez pensaba que la forma de evitar la crítica era reprimir la manifestación porque bloqueaba el libre tránsito, porque no pedían permiso o por la razón que fuera. Un periodista llamó a protestar contra de los políticos en su conjunto y a decirle a los partidos políticos que no servían. Las manifestaciones se volvieron multitudinarias.

El viernes 15 de abril, prohibió las manifestaciones al punto de que toda persona podía manifestar, pero dentro de su domicilio. Por supuesto, la reacción nacional e internacional fue tal que volvió a permitirlas el domingo. Acto seguido, las personas salieron a la calle más indignados que nunca. El tema dejo muy atrás las políticas neoliberales o la Corte Suprema de Justicia. Ahora se trataba de un asunto de la ciudadanía contra los políticos que no sólo engañan, sino que ignoran su posición.

El 19 de abril la manifestación fue brutalmente reprimida con el saldo de una mujer y un reportero muerto. El 20 de abril, los diputados en un esfuerzo de rescatar su sistema destituyen al señor Gutiérrez por haber reprimido las manifestaciones. Ahora hay tranquilidad, pero no hemos visto el fin de esta historia, ni en Ecuador ni en el continente.

Mientras los políticos, particularmente los que trabajan desde sus partidos no cambien su forma de actuar y prefieran reprimir, los fenómenos que se dan en la región andina se regarán como pólvora. Y sí, le hablo a los políticos guatemaltecos, ¿o no les dice algo que aproximadamente el 80% de la población, según una encuesta de Vox Latina, dice que deberían haber consultado la aprobación del TLC?

Tomado de www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.