Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Plan de Sánchez
Por Claudia Virginia Samayoa - Guatemala, 18 de julio de 2005
cvsjrh@intelnet.net.gt

Esta historia de horror, es la historia de una masacre cometida hace 23 años en el marco de la Tierra Arrasada.

Pasó un 18 de julio de 1982. Era domingo, día de mercado. El bullicio anunciaba a las aves, las nubes y el sol que ese era un día de reunión, de plática, de compra y de venta. Imagínese usted esa escena de mercado en una pequeña aldea de Rabinal, Baja Verapaz.

A Plan de Sánchez, el Ejército despachó dos brigadas. Entraron los soldados a la aldea y dejaron dos vehículos, uno en la entrada y otro en la salida. Nadie debía de escapar. Al principio las mujeres y los hombres pensaron que venían a hacer la 'agarrada' o reclutamiento forzoso. Hombre, jóvenes y adultos, se esconden para evitar ser reclutados a la fuerza para servir en aquella época de guerra.

Pero esta vez, el Ejército no estaba obedeciendo su mandato de honor y protección a la Constitución. A las mujeres adultas las llevan a un edificio donde las mataron a disparos para luego desmembrarlas y quemarlas. A las mujeres jóvenes, entre 14 y 18 años, las metieron en otro edificio donde las violan reiteradamente. Los gritos eran terribles. Luego las mataron. A los ancianos les disparaban en la calle. A los niños les llega su turno después. Quemaron y mataron las cosechas, el ganado, los símbolos de la espiritualidad maya. Luego, silencio.

El cielo se ha teñido de rojo, las aves han salido asustadas. Más de 268 personas murieron aquel día. Al día siguiente, los hombres fueron obligados a sepultar los restos y se les impidió hacer los rituales propios de su cultura para garantizar el descanso eterno de las almas. No querían sólo matar a las personas, querían matar la cultura Maya-Achí.

Esta historia de horror, es la historia de una masacre cometida hace 23 años en el marco de la política de Tierra Arrasada. Es la historia que los sobrevivientes han estado contando para buscar justicia. Justicia que finalmente llegó con la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. La Corte señaló al Estado guatemalteco de ser responsable de la comisión de masacres que buscaban destruir completamente a las comunidades de población civil, sus medios de supervivencia y su cultura.

El día de hoy, mientras usted, estimada lectora y lector, lee este artículo, en Plan de Sánchez se estará realizando un acto de reparación a favor de las víctimas y los sobrevivientes de tan terrible masacre. El Gobierno de Guatemala tendrá que aceptar su responsabilidad por las graves violaciones de derechos humanos cometidas en contra de mujeres, niños, niñas y ancianos y de su ataque a la esencia de la cultura Achí.

Hoy, los sobrevivientes de Plan de Sánchez empiezan a ver resultados de 23 años de lucha por la justicia. Pero, ¿cuándo serán sentenciados los autores materiales e intelectuales de dicho acto de barbarie? ¿Qué responsabilidad penal tiene el Presidente de facto y comandante general del Ejército de la época?

Fuente: www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.