Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

¿El fin del multilarismo?
Por Claudia Virginia Samayoa - Guatemala, 19 de septiembre de 2005
cvsjrh@intelnet.net.gt

No hay guerra contra el terror que pueda impulsarse contra las consecuencias de la soberbia humana..

La semana pasada se llevó a cabo la Cumbre Mundial en festejo del 60 aniversario de las Naciones Unidas. Dicha cumbre fue precedida por mucho nerviosismo. No es para menos; el futuro del multilateralismo estuvo en juego.

La discusión de fondo era la reforma de las Naciones Unidas. Entre los temas discutidos estuvieron: la ampliación del Consejo de Seguridad; la eliminación del antidemocrático veto; la creación del Consejo de Derechos Humanos; la creación de la Comisión de Construcción de la Paz; la adopción de la responsabilidad de proteger; la rediscusión de las Metas del Milenio, y la obligatoriedad de la inversión del 0.7% del PIB para la cooperación para el desarrollo de los países ricos.

Se sabía que las cosas iban a estar difíciles, por lo que no tomó a nadie por sorpresa, la semana pasada, la solicitud de 170 enmiendas al documento de declaración por parte del embajador Bolton de Estados Unidos. Bolton declaró públicamente, "Las Naciones Unidas no existen. Sólo existe la comunidad internacional, que debe ser dirigida por la única superpotencia que queda, que son los Estados Unidos."

Los esfuerzos de los diplomáticos no se hicieron esperar. La cosa era ahora sobre salvar el multilateralismo. Koffi Annan dijo en su discurso inaugural: "Una cosa ha quedado clara del proceso en el que estamos: cualesquiera que sean nuestras diferencias, nos alzamos juntos o caemos juntos en este mundo interdependiente en el que vivimos."

Aun la orgullosa nación del águila calva tiene que reconocer que no puede sola. Katrina se encargó de enseñarle que la prepotencia y la sensación de superioridad rápido se acaba cuando la madre naturaleza pasa la factura. No hay guerra contra el terror que pueda impulsarse contra las consecuencias de la soberbia humana.

Por ello, el documento final de la tan esperada cumbre se quedó en declaraciones vacuas. Se reafirmó un bosquejo de agenda para ver si los 191 países de la ONU se dignan llegar a un acuerdo para el próximo año. Se volvió a declarar la importancia de las metas del milenio; pero no se recalcó en la obligatoriedad de la cooperación internacional. Se creó el Consejo de Derechos Humanos; pero no se pudieron poner de acuerdo sobre quiénes pueden y quiénes no pueden estar. Del consejo de seguridad, nada.

En este ambiguo documento quedó establecido, de forma general, el principio de la "responsabilidad de proteger". El concepto implica que hay que desarrollar procesos de alerta temprana ante violaciones de derechos humanos y la posible comisión de genocidio. Así, los Estados pueden reaccionar con todas las medidas diplomáticas posibles para detener las graves violaciones de derechos humanos y, como último recurso, intervenir militarmente.

Ante esta ambigüedad y la seriedad de los temas, ¿dónde está Guatemala? ¿Del lado del multilateralismo o del neoconservadurismo?

*Defensora de Derechos Humanos

Fuente: www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.