Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

En el primer aniversario del asesinato de Florentín Gudiel
Por Claudia Samayoa - Guatemala, 9 de diciembre de 2005

Estimados todos y todas:

Adjunto y abajo de este mensaje se encuentra un pequeño memorial en el aniversario de la muerte de Florentín Gudiel. Estamos haciendo una recolección de firmas para honrar la memoria de Florentín y exigir justicia en su caso.

Les solicito que si pueden recolectar firmas durante esta semana y buscar adhesiones de organizaciones a esta solicitud. Lo que les pediría es que envíen los nombres de los que firmen esta declaración a más tardar el 15 de diciembre a:

cvsjrh@hotmail.com
dmironc@intelnet.net.gt
udefegua@yahoo.com

O al fax 22304740 o 22322651.

Además de esta adhesión les invitamos a participar en una misa y foro que se llevará a cabo el martes 20 de diciembre en Sta. Lucía Cotzumalguapa. Nos reuniremos a las 9:00 en la municipalidad de Sta. Lucía. Para más información pueden avocarse a mi persona al 55130780.

Saludos,

Claudia Samayoa

En el primer aniversario del asesinato de Florentín Gudiel

El 20 de diciembre del 2004, en Santa Lucía Cotzumalguapa, fue cobardemente asesinado por sicarios el Sr. Florentín Gudiel. El activista social se dirigía a su casa en la bicicleta de su hijo José Miguel, quien fuera desaparecido por el Ejército en la década de los ochenta, cuando varios hombres le dispararon por la espalda para luego darle dos tiros de gracia.

El Sr. Florentín Gudiel tenía 74 años y toda una vida de compromiso social hacia la lucha por una Guatemala justa y democrática. Don Florentín era un laico comprometido que hizo del evangelio un mandato para su vida. Su lucha le llevó a ser catequista y miembro de la tercera orden de San Francisco de Asís; a alfabetizar e impulsar proyectos de vivienda en la década de los setenta; a trabajar con el movimiento sindical y popular impulsando los derechos laborales y salariales; a fundar el cooperativismo a través de la Cooperativa Horizontes; a participar en el movimiento revolucionario lo que lo condujo al refugio; a formar parte del movimiento de derechos humanos a través de su voluntariado en apoyo a los derechos de la mujer; y, más recientemente, apoyando a la actual gestión municipal a través de su participación en la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG).

Luego de la firma de los Acuerdos de Paz, Don Florentín Gudiel se dedicó a buscar las formas para que la educación fuese una realidad para los niños y las niñas de la Aldea Cruces de la Esperanza. No sólo apoyó a la construcción de la escuela, sino también estaba trabajando para abordar la situación de la deserción escolar. Su entrega le valió que le declararan Héroe Anónimo en el 2002.

El día de su muerte estaba apoyando a las comunidades de desmovilizados en el proyecto de vivienda. Asimismo, estaba reconstruyendo la memoria del conflicto armado que había empezado con la historia de los mártires del CUC. Al momento estaba reconstruyendo la memoria de la lucha del sector religioso, en particular, el martirio del Padre Vooldekers y los 18 catequistas.

Los abajo firmantes, en el aniversario de su ejecución queremos celebrar la vida de un auténtico defensor de derechos humanos, de un laico comprometido y de un ciudadano pleno. Asimismo queremos exigir que el Ministerio Público profundice sus investigaciones para dar con los autores materiales e intelectuales de este crimen imperdonable.

Llamamos a la ciudadanía a que sigan el ejemplo de Don Florentín Gudiel. Nuestro mejor homenaje a su vida es hacer de la nuestra una entrega por la paz, la democracia y la justicia social en Guatemala.

Firmas

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.