Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2018

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

La izquierda light y las próximas elecciones
Por Camilo Santisteban - Guatemala, 9 de agosto de 2018

El fin de semana del 21 y 22 de julio del presente año, se realizó en El Salvador una reunión con la participaron de la ex fiscal general Thelma Aldana, acompañada de varias personas que formaron parte de su equipo de trabajo en el Ministerio Público, y representantes de dos partidos políticos, uno de ellos en formación aún, que pueden ubicarse perfectamente en lo que se ha bautizado como "izquierda light": Encuentro por Guatemala (EG), de la diputada Nineth Montenegro, y Movimiento Semilla (MS) que tiene entre sus principales dirigentes (no públicos) al ex ministro de Finanzas Alberto Fuentes Knigth, del que también forman parte un grupo de profesionales y ex funcionarios públicos.

El objetivo, tal como ha sido informado por los mismos participantes, entre quienes estuvo el periodista Óscar Clemente Marroquín del vespertino La Hora, fue empezar a perfilar la conformación de una plata-forma política amplia que incluya a "diversos sectores de distintas ideologías", según asegura el citado periodista en su columna del lunes 23 de julio, así como empezar a discutir sobre quienes integrarán la fórmula presidencial.

Hoy está de moda decir que es necesario desterrar la "vieja política", a la que se achaca en buena medida la responsabilidad de la "cooptación del Estado" por las mafias de la corrupción, y se enarbola la necesidad de una "nueva política" bajo el supuesto que, con esta, será posible terminar con ese flagelo que, según esta aseveración, es el responsable de "muchos males" que aquejan al país. Frente a esto, vale la pena hacerse una pregunta: ¿es posible una "nueva política" como la que se pregona en el contexto de un capitalismo que echa mano de todos los mecanismos a su alcance para incrementar y acelerar la acumulación de capital, entre ellos la corrupción?

La "izquierda light" parte de esa premisa. De hecho, ya en el contexto de las movilizaciones de 2015 marcadas por el inicio de la "lucha anticorrupción", el MS planteó su fórmula mágica para salir de la crisis que, dicho sea de paso, no se ha resuelto porque es una crisis más profunda que tiene que ver con la existencia de un sistema político diseñado para garantizar la continuidad del modelo económico y del tipo de Estado que se ha construido de 1954 a la fecha. Esa fórmula planteada por el MS, a través de un pronuncia-miento público, fue el establecimiento de un gobierno de transición que se ocupara, básicamente, de dos asuntos: sanear la institucionalidad sacando a los corruptos, en cuatro meses, y realizar el proceso electoral que garantizara el recambio de autoridades. Junto a ello, ese gobierno provisional debía iniciar un proceso de reformas. Dicho de otra forma, garantizar la continuidad del sistema con los corruptos en la cárcel.

Esta "izquierda light" es, esencialmente, reformista. Pero no plantea reformas profundas, sino reformas light, superficiales, que recompongan el sistema de tal manera que este funcione con las menos distorsiones posibles. Por ello es que esta "izquierda" jamás apoyaría un proceso de Asamblea Constituyente Plurinacional que refunde el Estado o funde un Esta-do nuevo, tal como es el reclamo de quienes históricamente han sido excluidos, principalmente los pueblos originarios y las mujeres, que exigen un Estado que no sea racista ni patriarcal.

Seguramente, si todo sigue por la ruta trazada, Encuentro por Guatemala y Movimiento Semilla llegarán a acuerdos para conformar esa plataforma política que lance como candidata a la presidencia a la ex fiscala general Thelma Aldana; un personaje que se ha autodefinido como "de derecha con un pensamiento progresista sobre la base de los derechos humanos". Una alianza que en el fondo no es absurda ni contradictoria porque esa "izquierda light" social-demócrata, con un tinte rosado apenas perceptible, es, a fin de cuentas, aliada de la derecha neoliberal. Quiero decir que entre socialdemocracia y neoliberalismo no hay ninguna distinción. En el fondo son lo mismo.

Como quiera que sea, la fórmula ya está planteada. "Nueva política" con la escuela gringa, con políticos no tan nuevos detrás y al frente de un grupo de jóvenes no tan jóvenes cegados por ambiciones, falsos discursos, el reformismo superficial y luces de colores que emanan de cierto sector de la avenida Reforma y de empresarios que hacen negocios con los bienes y recursos públicos y se benefician de privilegios fiscales. Esa plataforma política de la "izquierda" light, nace con el apoyo de empresarios que han financiado ilícitamente a partidos como el Patriota y FCN. Y detrás de todo ello, el gran tejedor: el Tío Sam y su embajada en Guatemala; el artífice de la lucha anticorrupción en toda América Latina como un nuevo mecanismo de injerencia e intervención.

En Camino Socialista No 37, julio 2018

www.partidocomunistadeguatemala.blogspot.com

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.