Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

La Prensa y el periodismo
Por Carolina Vásquez Araya - Guatemala, 4 de abril de 2005

En los últimos días se ha revelado con mayor claridad la diferencia entre el ejercicio periodístico y la explotación comercial de la noticia

Alvin Toffler solía predecir un futuro de empresas pequeñas, ágiles y eficientes como una tendencia predominante pasada la curva del siglo 21. Sin embargo, la existencia de megacorporaciones cada vez más poderosas demuestra que, a pesar de las predicciones, la creación de montruosos consorcios capaces de devorar Estados enteros continúa imparable y sin signos de disminuir en el futuro inmediato.

Una de las actividades más afectadas por este gigantismo empresarial es la relativa a las comunicaciones, siendo los medios de prensa una de las áreas en las cuales este fenómeno tiene el impacto más notable.

No cabe duda de la enorme transformación experimentada por las grandes cadenas internacionales de televisión durante los últimos años, especialmente desde cuando se transmitieron por primera vez en vivo episodios de guerra, bajo la presidencia de George Bush padre.

Desde entonces, aquella frontera que separaba en dos mundos el espectáculo y la noticia se ha ido desvaneciendo por completo y quienes aún tenían el coraje de elevar su voz defendiendo la ética periodística contra el avance de los estrategas del mercado de las comunicaciones, o se retiraron o se fueron quedando afónicos ante los torrentes de dinero ingresados como producto de las nuevas políticas comerciales de sus empresas.

Lo que hemos estado recibiendo en los últimos días ha sido, en gran proporción, espectáculo. Lo noticioso, el análisis serio de los acontecimientos y la presentación objetiva y sobria de la noticia ya no venden.

Ahora la meta última es obtener la imagen más cercana y detallada del cadáver de la señora Schiavo o el último rictus de dolor de Juan Pablo II, no importa cuánto ello represente una violación a la ética o una trasgresión a la decencia más elemental.

La voracidad con la cual compiten las cadenas noticiosas por obtener las imágenes más crudas o más exclusivas de una agonía, de una masacre o del lanzamiento de un cohete interplanetario a costa de lo que sea, da la penosa impresión de reflejar el trabajo de un equipo de mercenarios más que la labor acuciosa y responsable de un grupo de periodistas.

Si esa es y será la tendencia de los grandes consorcios de la comunicación en el futuro y si éstos empiezan a extender sus tentáculos para absorber a las auténticas empresas periodísticas de los países del Tercer Mundo, entonces se podría predecir que el periodismo es una profesión en peligro de extinción y los periodistas éticos y responsables, los últimos ejemplares de la especie.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.