Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Estrategia de comunicación
Por Carolina Vásquez Araya - Guatemala, 7 de mayo de 2005

Los gobiernos más represivos y sangrientos de la historia parecían pacíficos y seguros gracias a sus estrategias de comunicación.

Muchos ciudadanos ignoran, hasta el día de hoy, la férrea mordaza impuesta por las dictaduras militares a la Prensa, con el objetivo de que ésta no dejara siquiera entrever la dimensión de los crímenes y las violaciones a los derechos humanos cometidos durante esas administraciones.

Peor aun, todavía se escucha por ahí algún comentario como: “Esto no pasaría si gobernaran los militares”, aludiendo quizá a la necesidad de mano dura como una herramienta efectiva contra la delincuencia.

Esos comentarios revelan, por una parte, la resistencia a aceptar la verdad histórica del origen de la inseguridad actual y, por otra, la terca negativa a reconocer que la población ha sido manipulada hasta el cansancio por las estrategias gubernamentales de comunicación.

Es precisamente para evitar este engaño universal, que las entidades de prensa y algunas instancias de la sociedad civil luchan con determinación por el acceso irrestricto a las fuentes de información y por una auténtica libertad de prensa.

La realidad -eso ya ha sido suficientemente comprobado- no cambia al ocultarla. Todo lo contrario, esos cadáveres se acumulan y un día salen a exhibirse frente al mundo, demostrando la imposibilidad de ocultarlo todo, todo el tiempo.

Por eso es importante conocer el documento elaborado por el Instituto Centroamericano de Estudios Políticos (Incep) titulado “Violencia en Guatemala, incontrolable”, en el cual se establece la inexplicable diferencia entre los reportes de la Policía Nacional Civil y el Ministerio Público en cuanto se refiere a las cifras de la violencia.

Si la PNC responde a una estrategia de comunicación definida por el Gobierno para ocultar la verdad, es algo difícil de constatar. Nadie sería tan torpe como para dejar huellas de semejantes directrices. Pero de no ser así, entonces la única razón del error es una inexplicable ineficiencia en los controles de la institución, lo cual tampoco la deja bien parada.

Sin embargo, los números hablan por sí solos: la Policía Nacional Civil reportó en 2004 sólo cuatro mil 507 asesinatos y homicidios contra más de 11 mil reportados por el Ministerio Público.

Si el Gobierno pretende neutralizar el impacto de la violencia en la población, es evidente que sus estrategias van por el camino equivocado.

No es ocultándola como se crea un mejor ambiente, sino combatiéndola de frente y sin tregua, para que los ciudadanos por fin tengan la oportunidad de vivir y transitar sin miedo por sus calles.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.