Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El Estado ausente
Por Carolina Vásquez Araya - Guatemala, 24 de septiembre de 2005
elquintopatio@mac.com

La incapacidad de construir un proyecto de nación, sostenible e incluyente, está desembocando en un total vacío de autoridad.

Los informes más recientes de organismos internacionales colocan a Guatemala en una de las últimas posiciones en las mediciones sobre desarrollo humano y transparencia de la gestión pública, así como entre los primeros cuando se habla de estados fracasados y altos niveles de violencia e inseguridad.

Mientras esto sucede, los representantes del pueblo intentan hacer retroceder la historia hacia sus más oscuros confines, reinstaurando el fuero militar por medio de acuerdos secretos a espaldas de sus representados.

Los accidentes mortales en las carreteras continúan imparables por la total ausencia de vigilancia en la emisión de licencias de conducir, en la aplicación de los reglamentos de tránsito y en el control de mantenimiento de las unidades de transporte.

Los integrantes de las maras se pasean a sus anchas por los centros de reclusión ajustando cuentas con sus rivales, sin que las autoridades hagan nada por evitarlo, mientras el crimen organizado sigue reclutando a niños y adolescentes para mantener el actual estado de terror entre la población.

Para rematar el cuadro, cada día se descubre un nuevo caso de participación de policías en actos criminales.

Si esto no es un vacío de autoridad y un colapso institucional, entonces nada podrá serlo. Por ello, cuando algunas organizaciones piden a los medios de comunicación y a los miembros de la prensa buscar temas más positivos para comentar y para encabezar las notas de portada, resulta muy difícil complacerlas.

La prensa no hace más que reflejar el estado de cosas, sin inventar los crímenes ni la impunidad que destilan los juicios por corrupción, ni la venalidad de los funcionarios que deberían defender y aplicar la ley.

La única salida posible a este estado de cosas, es una reacción colectiva en todos los estratos de la sociedad, una toma de conciencia generalizada capaz de generar un movimiento por la restauración de los valores, la construcción de la visión de nación, la recuperación de la autoestima perdida hace mucho y la convergencia en un esfuerzo coordinado para combatir la marginación, la pobreza extrema y la corrupción.

Así como algunos ciudadanos lúcidos comprenden que al proteger el patrimonio nacional protegen sus propios intereses, de la misma manera los sectores de mayor poder económico deben aceptar que si no contribuyen a esta campaña de recuperación, no sólo pierden su capital sino también su país.

La corrupción debe erradicarse, entonces, no sólo de los despachos de palacio sino también de la actitud pasiva y tolerante de todos aquellos ciudadanos responsables de exigir respuestas de cada funcionario electo por el voto popular.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.