Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Stan y los niños de Guatemala
Por Carolina Vásquez Araya - Guatemala, 10 de octubre de 2005
elquintopatio@mac.com

Listados interminables de pequeñas víctimas han desfilado por las páginas de opinión.

Hace ya más de una semana recibí una solicitud de colaboración de Claudia Navas, directora de La Nana, agencia de noticias dedicada a divulgar noticias sobre la niñez y la adolescencia y a promover su inclusión en la agenda de los medios de comunicación.

Claudia llamó también a otros columnistas y la respuesta no se hizo esperar: la mayoría de ellos accedió a ceder sus espacios de opinión con el objetivo de sensibilizar a la población sobre la situación que vive una inmensa mayoría de niños y adolescentes guatemaltecos, sumidos en la miseria, carentes de servicios básicos, víctimas de la violencia y sin protección alguna.

Hoy ese listado crece minuto a minuto. La catástrofe llamada Stan que ha sacudido a Guatemala hasta sus cimientos, muestra hasta qué punto son vulnerables aquellos sectores de la población -léase mujeres, niños y personas mayores- marginados por un sistema político y económico deshumanizado por el exceso de corrupción y la ausencia de visión de largo plazo.

Si algo quedó al descubierto por la tormenta, fue el escaso alcance de los recursos del Estado para hacer frente a una emergencia nacional. No sólo se carece de infraestructura para proveer refugio a las familias damnificadas, sino además se evidencia la impotencia de las autoridades para dar respuesta inmediata a la pérdida permanente de miles de unidades habitacionales y daños irreversibles en la infraestructura vial y de servicios de las áreas devastadas.

¿Las mayores víctimas? Los niños. En cada familia desplazada de su vivienda hay un promedio de cinco menores de 15 años condenados a una vida aún más insegura, pobre y sin esperanzas.

Y también son ellos la mayoría en el recuento de víctimas mortales de deslaves, derrumbes e inundaciones.

Es importante que los esfuerzos de La Nana por hacer conciencia en la sociedad no queden limitados a una campaña conmemorativa del Día del niño, sino se conviertan en un objetivo colectivo para lograr cambios de actitud. Las cifras de la violencia en Guatemala han terminado por adormecer la sensibilidad y capacidad de asombro de la gente ante el abuso y la muerte de niños y adolescentes.

Hoy los nombres no quedarán consignados en esta columna, la cual de todos modos sería demasiado breve para un recuento tan largo. Sin embargo, el tema permanece vivo y actual, porque nuestro papel como comunicadores es abrir espacios para la discusión y la reflexión sobre los temas fundamentales en la vida nacional.

La niñez y la adolescencia son mucho más que un sector fácil de marginar. Son mayoría y su impacto en el desarrollo del país les otorga un protagonismo que no se puede ignorar ni borrar por decreto.

Fuente: www.prensalibre.com - 081005


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.