Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4- 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

La visita del patró
Por Carolina Vásquez Araya - Guatemala, 11 de marzo de 2007
elquintopatio@mac.com

No nos engañemos. Bush no viene en visita de Estado a Estado, ni pretende mejorar las relaciones con una región a la cual jamás le prestó atención alguna.

En sus informes anuales a la nación, el presidente estadounidense ha demostrado de manera reiterada una indiferencia ofensiva hacia América Latina. Este hecho ha sido oportunamente comentado por decenas de analistas políticos, tanto locales como internacionales, y constituye una evidencia de su falta de visión estratégica, pero también del poder desproporcionado que detenta Estados Unidos de América sobre nuestras economías.

Su visita actual, casi en el umbral de su salida de la Casa Blanca, parece responder más a la constante confrontación entre Bush y el presidente Chávez que a un interés real por contribuir a combatir la extrema pobreza o buscar alianzas para alcanzar objetivos comunes con los países latinoamericanos.

Al parecer, el presidente estadounidense reconoce, de alguna manera, que su falta de visión y de compromiso con los países del sur de su frontera le ha costado una alta cuota de influencia política, gran parte capitalizada por el mandatario venezolano y los movimientos de izquierda. Por eso el cambio de tono de su discurso actual resulta extemporáneo y poco convincente, dada la progresiva pérdida de credibilidad de su administración debido a los constantes errores cometidos en su política exterior.

El repentino interés por el desarrollo de los combustibles alternativos, como se manifestara durante su visita a Brasil, es otro de los temas centrales de su gira. Para quienes han seguido de cerca sus intentos de expandir la explotación petrolera en amplias zonas de Alaska y su obvia intención de controlar la producción del Golfo Pérsico, además de su reiterada negativa a firmar el Protocolo de Kioto, esta posición ambientalista de su discurso en Sao Paulo más parece una concesión a la presión mundial por el tema del calentamiento global.

La visita de George W. Bush no despierta grandes expectativas en la región. Tardía y empañada por un acentuado rechazo popular en su contra, esta gira sólo confirma la actitud oportunista característica de la política estadounidense hacia países menos desarrollados.

En Guatemala, al igual que ha sucedido en Brasil y Uruguay, su contacto se verá limitado a las delegaciones de gobierno, de empresarios y quizás de algunos representantes de grupos de élite, porque deberá evitar, a toda costa, las manifestaciones de protesta que su visita ha levantado en todos los países visitados.

El balance de su gira dará, como todos sus gestos políticos, el resultado predecible de haber sido un esfuerzo improductivo y extemporáneo. Su presencia en la región no predice cambios favorables en los temas de intercambio comercial, como tampoco en cuanto a la política migratoria. En suma, se la podría haber ahorrado.

Fuente: www.prensalibre.com- 100307


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.