Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Nuevo paradigma de masculinidad
Por Carol Zardetto - Guatemala, 30 de noviembre de 2007

La violencia contra la mujer se vincula al machismo.

El siglo XX trajo consigo la liberación femenina. La mujer buscó la manera de abrirse espacios políticos, económicos y de variar su posición en la familia. El Siglo XXI marca una etapa de redefinición de los roles de hombres y mujeres e impone que el hombre reflexione sobre los paradigmas y prejuicios que crearon el concepto de masculinidad tradicional para construir un nuevo paradigma.

Entre los principales elementos que se cuestionan está la repartición de los roles en la casa. Aunque pareciera sencillo implica un severo desafío a la tradicional ecuación: hombre proveedor, mujer al servicio del hombre.

Otra cuestión es la relación con los hijos. ¿A quién corresponde el cuidado de los niños? ¿Cómo se relaciona el hombre con sus hijos? ¿Le corresponde siempre la tutela de los hijos menores a la madre? ¿Debe un hombre participar del amamantamiento, cambio de pañales y atender el llanto de madrugada de un bebé?

En cuanto a los roles sexuales, se tambalea el papel del macho predominante. Hoy está en tela de juicio si es el hombre quien tiene que tomar la iniciativa sexual o si debe ser siempre “súper potente”. Quizá también sería importante para los hombres averiguar qué distintas expectativas tiene una mujer frente a la sexualidad.

Un tema fundamental tiene que ser el alcohol y la parranda: ¿por qué el hombre utiliza el alcohol como un símbolo de “machismo”? ¿Demuestra hombría la parranda? He leído pasajes de reconocidos escritores guatemaltecos en que narran las borracheras de sus personajes como si fueran batallas épicas.

La violencia. ¿Es parte de la masculinidad? ¿Cómo demuestra el hombre su valentía? ¿Por qué debe demostrar su hombría “golpeándose” con otros hombres? ¿Cómo demuestra el hombre la violencia en su casa? ¿Cómo la demuestra la mujer?

La fidelidad. ¿Es la infidelidad “natural” en el hombre? ¿Se considera infiel un hombre cuando va a un prostíbulo? Los padres a veces llevan a sus hijos adolescentes a los prostíbulos… ¿qué significa esta enseñanza?

La violencia contra la mujer en Guatemala es aberrante y, a mi criterio, tiene un fuerte asidero en una mentalidad machista que se siente amenazada. Es importante que mediante el cuestionamiento al paradigma tradicional, se evolucione de un machismo que mantiene a muchos sumergidos en una permanente adolescencia interrumpida, hacia una madurez donde tenga cabida la mujer como ser humano completo. Relacionarse con otro ser humano implica dejar atrás la imposición del poder o las fantasías irreales. Implica construir sobre la base de la igualdad y el respeto a la diferencia. Para ello, los hombres tendrán que emprender su propia liberación, pues al final, el machismo también es una tiranía. Quizá entonces disminuya la violencia contra la mujer.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.