Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Venezuela, el recuento de los datos
Por Enrique Álvarez - Guatemala, 4 de diciembre de 2007

El referendo realizado en Venezuela, desarrollada anteayer domingo, para ratificar las reformas a la Constitución que el Presidente Chávez y sus fuerzas políticas y sociales trabajaron, propusieron y sometieron a la aprobación del pueblo venezolano, nos deja importantes lecciones. El resultado de la consulta electoral ha sido sumamente ajustado, el NO resultó ganador por un margen reducido, tan solo el 1.4%, pero éste tan absolutamente válido y respetable como si fuera mucho mayor; esas son las reglas de la democracia, y hay que respetarlas, o no sirven de nada y la democracia es de mentiras.

Tan ansiosas de victorias están las derechas del continente, y del mundo, que han lanzado las campanas al viento anunciando –cual fatales oráculos – el fin de la “dictadura” chavista. Toda derrota es dura y aunque ésta es por una ventaja muy reducida, ni deja de ser derrota, ni de ser dura para el presidente Chávez y sus partidarios, pero los resultados deben analizarse tratando de desembarazarse (nunca un termino siento que lo he usado mejor), de la andanada de medias verdades, de desinformación y manipulaciones de las transnacionales de la información.

Si existiera la posibilidad de desarrollar, en esos medios de comunicación comercial a los que aludo arriba, un amplio debate sobre los resultados del referendo en Venezuela (que por supuesto no la hay); sería muy fácil evidenciar los vicios que, sobre la información y referidos al presidente Chávez, abundan en el mundo. Claro estos medios masivos no tienen ningún interés en promover una reflexión seria y constructiva para fortalecer el proceso democrático en nuestra América. Su objetivo fundamental es construir una imagen cercana a lo monstruosa de Hugo Chávez y su proyecto político, ya que se opone al proyecto hegemónico, y hay que reconocer que han sido exitosos en importantes grupos de población del continente.

La imagen del presidente Chávez es polémica y controversial, aún para personas de izquierdas, ni qué dudarlo, hay varios factores que contribuyen a esto. El que su formación sea militar y que haya intentado dar un golpe de Estado en el pasado más o menos reciente, es un importante factor; en un sub continente tan golpeado por los regímenes militares autoritarios y en donde la lucha por construir institucionalidad democrática ha sido tan dura. A otros les molesta su hablar tan fuerte y directo y a muchos otros el que tenga una actitud que juzgan prepotente o chabacana; a otros, incluso, les parece que dilapida los recursos económicos de su país, para jugar al populismo.

Todo esto ha sido exacerbado por las transnacionales de la información, y utilizando toda la capacidad propagandística y financiera de que disponen, le han construido una imagen de dictadorzuelo que utiliza una especie de nuevo totalitarismo tropical para mantener cautivo al pueblo venezolano. De forma muy conveniente se les olvida mencionar, o simplemente lo presentan de forma muy maquillada y matizada, el hecho que Hugo Chávez se haya presentado, directamente a elecciones o se haya expuesto a referendos para ratificar sus políticas, y ganado de forma contundente, una gran cantidad de ocasiones, tantas que ya resulta difícil llevar la cuenta.

Por eso, hoy que recientemente se celebró el referendo constitucional, las cuentas de unos y otros no coinciden. Algunos medios hablan de siete procesos eleccionarios a los que Chávez se ha sometido y otros llegan hasta los once, en lo que todos coinciden es que el último fue el de “la vencida”.

A pesar de la derrota, la que Chávez reconoció de inmediato, con hidalguía y honradez, si se hace un análisis sin prejuicios, una conclusión es que Chávez y proyecto se pueden fortalecer en el futuro próximo. Un balance más general indica que el proceso político venezolano ha salido fortalecido fuertemente; a pesar de los millones que no asistieron a las urnas.

La actitud del presidente Chávez de reconocer su derrota y felicitar a sus oponentes, debieran ser suficientes para que los esquemas y manipulaciones tan cuidadosamente construidos se derrumbaran, pero esto sabemos que no es tan sencillo. Bastaría con preguntar y preguntarse, ¿cuál dictador le permite a sus oponentes derrotarle en las urnas electorales?, y ¿cuándo en la vida se ha visto a un dictador respetando procesos eleccionarios?

A pocas horas de conocerse que los datos serían irreversibles, el presidente venezolano afirmó: "A quienes votaron por mi propuesta y a quienes votaron contra mi propuesta, les agradezco y les felicito. Han comprobado que éste es el camino, y ojalá se olviden de la desestabilización".

Sería ingenuo pensar que esta actitud tan democrática y tan alejada de las prácticas de manipulación electoral, como en el reciente caso mexicano, serán suficientes para que los enemigos de Chávez y su proceso bolivariano rectifiquen. Lo que sí sería de esperar es que cada vez más mujeres y hombres latinoamericanos se interesen en conocer la verdad de los procesos y tengan, cada vez menos, fe ciega en lo que los medios electrónicos y comerciales dicen sobre el proceso venezolano y latinoamericano.

La mentira dura, mientras la verdad no es conocida. No se trata de asumir actitudes ideologizadas y carentes de sentido crítico a favor de una figura política, como la de Chávez, que tiene aciertos y desaciertos, como todas las personas. Se trata, eso sí, de no someter la voluntad y la capacidad de raciocinio a los designios imperiales.

Fuente: www.i-dem.org - Nueva Época número 1343


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.