Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Prensa y censura
Por Evelyn Blanck - Guatemala, 10 de junio de 2005
eblanck@sigloxxi.com

Es importante para los periodistas comprender que ellas y ellos son depositarios de derechos ciudadanos.

Los humanos realizamos de manera constante y natural el ejercicio de discriminar para observar y observarnos frente al otro. Una primera acepción de discriminar es: "considerar dos cosas como diferentes", lo cual conlleva un proceso de discernimiento.

Los problemas surgen cuando ese ejercicio natural seacompaña de conductas socialmente destructivas, como el trato de inferioridad a otras personas o negarles el ejercicio de sus derechos.

Los seres humanos también realizamos de manera constante y natural los ejercicios de autocensurar y censurar. Cuando elaboramos mentalmente discursos descartamos aquellos elementos que no parecen tan importantes, consideramos impertinentes o que pueden dificultar el proceso comunicativo. Los problemas surgen cuando utilizamos la autocensura y censura para procurar nuestro dominio sobre los otros y violamos deliberadamente su derecho de saber.

Una de las normas éticas más importantes en el periodismo es impedir esa censura que atenta contra el derecho de los públicos a conocer información socialmente importante.

La censura es una preocupación cotidiana de los periodistas, pues de manera constante son trasladadas a las redacciones las presiones de publicistas, comerciantes y poderosos, quienes buscan evitar la publicación de informes que estiman perjudiciales para ellos.

Podría pensarse que éste es un problema de reporteras y reporteros, una percepción equivocada. La censura que aqueja a periodistas y medios no es un problema sectorial, sino social, con raíces hondas en la cultura autoritaria, que debería ser discutido más allá de los medios de prensa, pues afecta derechos ciudadanos.

En Guatemala se ve normal que anunciantes o amigos del director presionen para evitar una publicación. Lo que parece raro es que publicistas y anunciantes valoren y se comprometan a apoyar económicamente un periodismo sin censura (que los hay), que responda a los intereses sociales, sin importar que, de cuando en cuando, algún miembro de casa figure en la palestra.

Directores y editores hacen defensas importantes contra la censura, pero también es cierto que muchos, en vez de hinchar el pecho, trasladan las presiones a los reporteros. Es por eso que en todo el mundo los periodistas que responden a una vocación social se las ingenian para que sea difundida esa información importante, con carácter de pública, aunque sea por canales distintos.

Es importante para los periodistas comprender que ellas y ellos son depositarios de derechos ciudadanos, como a saber y a estar informados, y que son también responsables de su observancia. Ni un director de medio ni un publicista tienen derecho de censurar una información con valor social. A directores y editores debería inquietarles la credibilidad institucional, y a comerciantes, publicistas y poderosos preocuparles el rol que juegan en la construcción o perjuicio de instituciones sociales fundamentales, como la prensa.

Fuente: www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.