Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Fegua: Un fracaso anunciado
Por Édgar Balsells - Guatemala, 2 de julio de 2005

¿Cuánto ha pagado Ferrovías al Estado de Guatemala?

En Guatemala uno nunca se aburre, pues los problemas colectivos aparecen en escena sorpresivamente: cuando me preparaba a seguir platicando con los lectores sobre las recomendaciones que aparecen en el último reporte del Banco Mundial sobre la economía y la sociedad guatemalteca, reaparece, en reciente reportaje de 'elPeriódico', (28/6/05) la olvidada Fegua, sobre la cual he publicado dos recientes artículos en esta columna, a propósito del tema de las concesiones.

La última vez que hablé de Fegua, teniendo algún estigma de autoridad en el asunto fue con el ingeniero García- Gallont, cuando él ya era flamante y poderoso ministro de Comunicaciones y Obras Públicas de Álvaro Arzú. Me topé con él en una reunión del BID en La Antigua y aproveché su siempre caballerosa actitud. Le comenté: “Ojalá se respete el contrato dejado por la Presidencia del licenciado De León Carpio, sobre Fegua”, que imponía diversas condiciones de cumplimiento a la compañía ganadora, y contemplaba reconvertir a Fegua en una activa entidad reguladora de los ferrocarriles, y con presencia importante en materia portuaria. “No me gusta”, me respondió, “es muy limitativo, muy engorroso, de solo 25 años, y así no vamos a solucionar el problema de fondo, hay que abrirlo más, y con ello solucionar de tajo los problemas de la empresa.” El ingeniero García-Gallont había ya paralizado las actividades de Fegua, provocando su inanición, con la esperanza de que la inversión extranjera, como maná del cielo, arreglara las cosas, con su envidiable eficiencia.

En 1995 ya habíamos hablado en diversas oportunidades con diversos potenciales concursantes, incluyendo al ahora ganador Henry Posner III, quien es el principal jerarca de Railroad Development Corporation (RDC). El señor Posner estaba dispuesto a adaptarse a la legislación guatemalteca, y nunca imaginó el gran regalo que le haría García-Gallont, otorgándole un usufructo oneroso a 50 años, incluyendo aquí a todos los activos de Fegua. Y ahora resulta ser que además se incluyó en negociaciones posteriores, la constitución de un fideicomiso alimentado por los ingresos que Fegua obtiene de los negocios portuarios que tiene con la Chiquita Banana, tal y como lo afirma el reportaje.

Alguna bancada trabajadora del Congreso, si la hay, ya debiera haber citado al Interventor de Fegua y al Ministro de Comunicaciones, para preguntarles sobre muchos temas que están en el tapete: i) ¿qué condiciones y términos se han cumplido y cuáles se han incumplido en el usufructo oneroso?; ii) ¿cuánto ha pagado Ferrovías al Estado de Guatemala por la concesión otorgada desde 1997?; iii) ¿qué contratos adicionales y que negociaciones se han celebrado para la rehabilitación del sistema ferroviario?; iv) ¿qué planes tiene el presente gobierno en relación con el transporte de carga y el transporte por ferrocarril?; v) ¿cuánto ha ganado Ferrovías todo este tiempo por arrendamientos y demás ingresos sobre activos no ferroviarios, que le fueron otorgados como un gran regalo adicional?; vi) ¿qué relación tienen las operaciones de la Chiquita Banana en Puerto Barrios, con las demás operaciones ferroviarias?; vii) ¿existe alguna política de vivienda en relación con el grueso número de familias que ha venido poblando de nuevo el derecho de vía, ante la inactividad mostrada por el proyecto de concesión?

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.