Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Y ahora el Polochic
Por Édgar Balsells - Guatemala, 16 de julio de 2005

Un alto burócrata chileno habla de desazucarizar el TLC con ese país.

Ya lo había oído en una plática con expertos ecologistas: el hecho de que conocidos hombres de negocios agroindustriales de la Costa Sur, incluyendo a uno de ellos muy famoso, que hizo buena plata en la época de las grandes plantaciones algodoneras, en los años setenta, están alzando la vista hacia la gran zona del Polochic. En un excelente reportaje de elPeriódico, el pasado miércoles se habla de ello, evocando la antigua actividad productiva de la panela que en tiempos atrás pobló haciendas en San Jerónimo.

Se trata del futuro de municipios en donde la pobreza reina, como es el caso de La Tinta, que es el municipio que más soldados rasos produce para el Ejército nacional, y que a la vez es uno de los municipios más peligrosos de la república, con una vía de acceso en donde pululan los asaltos a vendedores, miembros de organizaciones no gubernamentales, autobuses y camiones de carga que penetran en la zona.

Ya se están efectuando los primeros experimentos, movidos por el evidente adelanto que ha mostrado la agroindustria azucarera en nuestro medio, siendo que Guatemala es un país de relevancia en esta materia, y desde los ambientes empresariales desde Estados Unidos hasta Chile tiemblan al oír la posibilidad de un mayor acceso a los mercados, al punto de que un alto burócrata chileno habló de “desazucarizar” el Tratado de Libre Comercio que esa nación sureña está negociando con Guatemala.

El reportaje de elPeriódico ya habla de introducir cal y la oleada de fertilizantes en la zona del Polochic, la cual es uno de los respiraderos más bellos e importantes con que cuenta el país de la eterna primavera, y en donde prevalece la gran potencialidad del denominado Clúster Turístico.

No se trata de ver blanco o negro las cosas, es evidente que se trata de una zona en donde privan la pobreza y la pobreza extrema, y en donde los cultivos agrícolas tradicionales no han podido impulsar un desarrollo sostenible, y se están buscando alternativas diversas de Desarrollo Económico Local.

Ahora bien, ni la Alta Verapaz del Polochic es Escuintla ni la Baja Verapaz es Suchitepéquez. Se trata de realidades diferentes y de épocas diferentes para la generalización de un cultivo tan intenso como lo es el azúcar guatemalteca. Lo cierto es que, sin lugar a dudas, los grandes señores de la agroindustria guatemalteca se toparán con sociedades ávidas de participación, contaminadas con las nuevas experiencias que, desde San Marcos hasta Zacapa, están prendiendo el fuego de la participación ciudadana.

Siempre me he preguntado cómo es posible que zonas tan ricas como lo son Escuintla y Suchitepéquez, cuenten con asentamientos tan precarios como sus cabeceras, San José, Iztapa o San Antonio Suchi. Es evidente que la riqueza de la zona no ha irradiado sus espacios geográficos, en donde proliferan los bares, las calles sucias y los niños descalzos. Algo anda mal, y es preciso corregirlo pues sería una lástima no corregir los temas negativos, a la par de potenciar los positivos.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.