Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

“Boomerang” globalizado
Por Édgar Balsells - Guatemala, 20 de agosto de 2005

La semana pasada abordé el tema de la seguridad ciudadana y, sorpresivamente, dicho tema ha pasado a las primerísimas planas de la agenda nacional. Ahora todo el mundo habla del mismo y abundan los expertos en criminología, inteligencia, psicología de masas y demás disciplinas que están en boga. Sin embargo, muy pocos abordan el tema desde la perspectiva del mundo del trabajo y del urgente cambio de rumbo de nuestro actual modelo económico. La marginación que se está produciendo en el “mercado” del trabajo en la región está adquiriendo facetas que, en la punta del iceberg tratan de ser corregidas con mentalidades conservadoras, represivas y penamuertistas, que nunca llegarán a corregir los males de raíz y chuparán grandes cantidades del gasto social: presidios en vez de escuelas y canchas deportivas sería el destino de tal estrategia. El tema es regional: en la última semana periódicos y revistas serios norteamericanos, como es el caso del Washington Post y Mother Jones, han analizado sucesos similares al publicado en Prensa Libre el pasado 15 de agosto, en referencia a que las pandillas juveniles (gangs como le llaman en el norte) que están, paulatinamente, esparciéndose en toda el área del Tratado de Libre Comercio (TLC). Las raíces del problema están en el mundo del trabajo, en la búsqueda incesante de la baja de costos de las empresas, que ha producido grandes ejércitos de contingentes humanos, sin ningún liderazgo laboral, y bombardeados por una cultura de masas violenta, idiotizada y sin mayor sentido de la vida. El Washington Post claramente admite que pandillas violentas como la Mara Salvatrucha se formaron en Los Ángeles, a imagen y semejanza de los gangs de jóvenes de color, y gradualmente se han esparcido en más de 30 estados, llegando ahora a ser una preocupación pública en la ciudad en donde se toman las grandes decisiones del mundo globalizado: Washington.

La revista Mother Jones lo interpreta así: ellos vienen pues como lo dice Alan Greespan “la inmigración nos ayuda a obtener nuestra prosperidad”, y porque como lo dice George W. Bush “hay empleos que los ciudadanos estadounidenses no harán”, y porque como Vicente Fox lo viene practicando en México, el empleo en el Norte es un vínculo y complemento vital de su economía.

Lo mismo sucede en nuestros centros urbanos, la inmigración viene de las áreas rurales, y bien puede aposentarse en la ciudad de Guatemala, como en Los Ángeles. Sin reglamentos de trabajo dignos, sin salarios dignos, subcontratados y con hijos, que luego llegan a la educación media, la que dicho sea de paso, ha sido abandonada a su suerte por el Estado, llegando a ofrecer sucesos tan lamentables como el ocurrido recientemente en el Instituto Rafael Aqueche. Sería bueno entonces reflexionar que más que un problema de ciencias criminalísticas, lo que nos está sucediendo todos los días en las calles guatemaltecas, tiene matices profundas en el modelo económico imperante, en el resquebrajamiento del Estado.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.