Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Habló Totonicapán
Por Édgar Balsells - Guatemala, 17 de septiembre de 2005

La globalización tiene que ser antes acuerpada por la gente

Los nuevos enfoques sobre el diseño e implementación de proyectos productivos y de desarrollo enfatizan con gran insistencia en el tema de “los actores involucrados”. Desde la minería hasta la forestería, pasando por el turismo y la agroindustria, nada podría funcionar en las sociedades democráticas si no se toma en cuenta la opinión de los afectados y de los beneficiados. Es notorio el enojo de los omnipotentes congresistas, sobre todo los que han estado promoviendo ese complicado entramado institucional alrededor de la Ley de Aguas, pero es evidente también que la organización granítica de momostecos y totonicapenses ha advertido que, buena o mala, la ley y sus implicaciones deben platicarse de cara al público.

En reveladora entrevista efectuada por Juan Carlos Llorca de elPeriódico, a Carlos García, presidente de la Junta Directiva de los 48 cantones del municipio de Totonicapán y a Lucrecia de Palomo, presidenta de la Comisión de Medio Ambiente del Congreso, se notan las diferencias que separan a aquellos que pretenden hacer las leyes bajo el poder omnipresente del aún excluyente Estado nacional y la de aquellos que defienden la presencia del desarrollo endógeno y del uso de los recursos naturales en función, primariamente de la comunidad, de la localidad.

Está más que demostrado, incluso por expertos del Banco Mundial, entidad que defiende y empuja tratados de libre comercio como el que pronto entrará a funcionar entre Centroamérica y Estados Unidos, que el mundo rural está condenado a pasar por grandes desajustes, antes de encontrar, si en realidad lo encuentra, una luz al final del túnel, que pretende dirigirlo a una competitividad de nuevo cuño, globalizada y mercantilizada. Los líderes totonicapenses saben muy bien todo eso, y me consta, pues manejan importantísimas redes productivas y financieras. Están dispuestos a exportar y enfrentar exigencias empresariales de gran calado, pero están más que claros que, la gradualidad y el control social de las situaciones es uno de los secretos para conservar el tejido empresarial y comunal que los está guiando hacia nuevos rumbos: a su modo, nadie se los ha impuesto, es endógeno ciento por ciento, y eso enoja al poder corporativista ladino del medio, el poder de los partidos tradicionales, forjados al amparo de las explotación desconsiderada del medio ambiente y del prójimo.

No faltarán los analistas y expertos de los grandes poderes citadinos, que reclamarán las blasfemias de gente como García, quienes con tono desafiante reclaman con aplomo, aclarar diversos temas vinculados a un bien, cuya escasez próxima provocará guerras y disputas parecidas a las que hoy se observan en relación a los recursos petroleros: el agua. Sin embargo, la lección está más que clara: todas esas palabritas nuevas como globalización, competitividad y demás hierbas sólo podrán afianzarse si la gente las acuerpa. De lo contrario, seguiremos viviendo muchas más Sipacapas y Momostenangos

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.