Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Platicando con Big Pharma
Por Édgar Balsells - Guatemala, 5 de noviembre de 2005

Garantizar una buena competencia en el sector de las medicinas.

Hace algunos días funcionarios de la Federación Centroamericana de Laboratorios –Fedefarma- solicitaron dialogar con mi persona a efectos de intercambiar impresiones en torno al futuro del mercado de las medicinas y otros temas colaterales, como es el caso de las ventas al Estado, los genéricos, las regulaciones sobre la calidad y demás temas que se han estado ventilando en la prensa, y que han ocasionado controversias, a propósito de las negociaciones de libre comercio con los Estados Unidos de América.

Como era de esperarse, la posición de Fedefarma gira en torno a una serie de disposiciones que son indispensables para una adecuada convivencia humana y para la vigencia de un verdadero Estado de Derecho, como lo es el mejoramiento y la protección de los estándares de calidad, la valoración que debe hacer la sociedad sobre las cuantiosas inversiones en tecnología, investigación y desarrollo de productos, la aceptación de que el negocio de las medicinas es, precisamente, eso: un negocio; sostenido y potenciado por miles de accionistas, que obviamente están esperando un dividendo sobre el dinero invertido, enfrentando riesgos diversos y, en estos momentos, enfrentando también la gran competencia que existe entre los laboratorios más grandes del mundo, siendo que buena parte de los que operan en el mercado guatemalteco forman parte de Fedefarma.

El diálogo fue ameno y me enteré de diversas vicisitudes por las que pasa este mercado, el cual dicho sea de paso, es conocido en Washington por contar con los más prominentes lobbistas y fuerzas de presión. Y es que tanto en Washington, como en Guatemala, cualquier político con dos dedos de frente no podría mostrarse indiferente ante un sector tan importante y tan íntimamente vinculado al bienestar del ser humano.

La posición de Fedefarma es totalmente lógica, y sabiendo uno de los vericuetos de los mercados internacionales, de las inversiones y de la búsqueda de los beneficios, que es la fuerza que mueve a la economía, no podría esperar posiciones o juicios de valor de otro corte. Ahora bien, lo que es importante ventilar en esta columna es que hay otros sectores involucrados en este negocio, y que la persona humana debiera estar en el centro de cualquier discusión, a la hora de abordar asuntos de interés público.

Los países desarrollados permiten los entornos competitivos, buscando así abaratar el precio de los medicamentos, promoviendo además la transparencia en las compras del sector público. En el seno de la Organización Mundial de Comercio todavía está por resolverse el caso de la comercialización de genéricos principalmente vinculados con enfermedades de alto impacto. Mientras tanto, en nuestro medio, la discusión debiera enmarcarse sobre las formas en que tanto el Estado como los consumidores organizados y otras iniciativas relacionadas con la política social se organizan para garantizar una buena competencia en el sector de las medicinas, acompañado todo ello de mecanismos convencionales de protección e información a los consumidores, tal y como los que se usan en los países más civilizados del mundo.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.