Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

¿Por qué no crecemos?
Por Édgar Balsells - Guatemala, 17 de diciembre de 2005

Gobernabilidad corporativa, atrincheramiento y crecimiento.

Una amena plática que tuve con un amigo biólogo, especializado en Genética, quien está estudiando las aplicaciones sociales y naturales de la denominada “Teoría de Sistemas”, me alumbró, cuando me recordó que tal esquema de pensamiento tiene como recomendación número uno para un problema mayor recurrente: “el cambio de paradigma; es decir cambiar el fundamento de nuestra estrategia.”

Para forjar un cambio de paradigma en función de que nos reactivemos, me topé con una sesuda investigación publicada, nada menos que por el National Bureau of Economic Research (NBER) de Estados Unidos, y por el más reciente número del Journal of Economic Literature, que es el vocero de la Asociación Americana de Economía. El artículo se llama: “Gobernabilidad Corporativa, Atrincheramiento Económico y Crecimiento Económico”, escrito por tres profesores de prestigiadas escuelas de negocios estadounidenses: Ronald Morck, Daniel Wolfenson y Bernard Yeung.

El artículo demuestra, con lujo de datos y teoría, que en países como los nuestros los negocios distan mucho de hacerse a la usanza norteamericana e inglesa, en donde predomina una propiedad de los activos empresariales bastante ampliada, lo cual es impulsado por las bolsas de valores, que coadyuvan a diseminar de una manera importantísima lo que tanto se habla en el mundo de los negocios, pero se torpedea con insistencia: “los derechos de propiedad”.

En países como los latinoamericanos, indican los expertos, predomina una estructura piramidal en las empresas, controlada por grupos reducidísimos, que focalizan más en el control de las decisiones que por expandir la inversión en capital. Por eso es que tanto oímos de nuestros banqueros más prominentes que hay anemia en la inversión, y que no se está demandando el crédito para compra de grandes activos.

Las fuerzas que son contrarias a ese estado de cosas son aquellas que pujan por políticas competitivas, ampliación de los derechos de propiedad, apertura económica, y por supuesto la expansión del ansiado mercado de capitales que en Guatemala quedó enterrado luego de la crisis bursátil de 1998. Después de esa crisis, el miedo fue aprovechado por algunos para ya no seguir hablando del asunto. Por esa razón es que los ahorrantes tenemos bajísimas tasas de interés.

Para mantener el statu quo, los grupos que se benefician de la situación se atrincheran en el control de la misma (atrincheramiento económico lo llaman), para lo cual amplían sus lazos de control hacia el ámbito de las políticas públicas. Lo dañino de todo esto es cuando tal comportamiento frena el progreso técnico y el crecimiento como suele pasar en toda América Latina.

Para cambiar esta situación, adoptar mecanismos institucionales y de organización como los que se manejan en Estados Unidos e Inglaterra podría, en parte, ser un camino interesante, para no estar en contra del viento. Se requiere entonces de una serie de instituciones que ordenen la situación y que establezcan nuevas reglas del juego para que la riqueza generada irradie sus efectos y reactive al país.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.