Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

¿Fondos públicos para el Fopa?
Por Édgar Balsells - Guatemala, 3 de febrero de 2007

El pasado martes 30 de marzo, el licenciado Lizardo Sosa, quien ahora es un vecino de columna en elPeriódico, publicó un artículo bajo el título “Deben capitalizarse los fondos de contingencia”.

Luego de hacer una breve historia reciente de la utilidad del seguro sobre depósitos en el medio, concluye admitiendo los objetivos perversos que este tipo de fondos tienen en el sistema económico, pero concluyendo que mientras tanto no se promuevan soluciones legales más integrales, dicho seguro debe ser capitalizado “cuanto antes por fondos provenientes del Estado”. Como bien se sabe los banqueros organizados, de una forma inteligente han salido al paso de la crítica, y han anunciado una capitalización privada de cerca de dos mil millones, entonces, ¿por qué ese discurso tan oficioso de pedir más fondos públicos para el seguro bancario?

Por ser Lizardo Sosa un símbolo del nuevo modelo de política económica que surgió a partir del Diálogo Económico Nacional, promovido por el régimen predemocrático de Mejía Víctores, algo así como Martínez de Hoz en Argentina, o Pedro Aspe en México, bien vale la pena escudriñar en ese interesante llamado, sobre todo viniendo de toda una escuela de pensamiento que se la ha pasado estrujando las actividades del sector público, alertando hasta la saciedad sobre las grandes inconveniencias de los déficit fiscales, y recomendando en todo momento apretarse los cinturones, tema este que los pupilos de Sosa lo aplican de una manera draconiana cuando se trata de hospitales, de atender precarios municipios como Santa Bárbara en Huehuetenango, o de apoyar proyectos urgentes en materia del adulto mayor y demás.

En América Latina está demostrado que más del 80 por ciento de los ciudadanos son “desbancarizados”; es decir, acuden a los bancos tal vez para depositar algunos fondos, una que otra vez, pero no manejan relaciones económicas a través del sistema bancario organizado y supervisado.

Las agencias bancarias chupan el dinero de la gente en el interior, y lo colocan en créditos urbanos, en créditos para consumo diverso, y también en créditos vinculados, y ahora también en la sofisticada “banca off shore”, tema este que está cambiando lentamente pues los bancos están encontrando nuevas ventanas de oportunidades en el interior. Entonces, por qué tendría este tipo de contribuyentes desbancarizados, que conforma el andamiaje del sistema económico de este país, aportar a un giro de negocios que no le incumbe mayormente, y sobre todo a un seguro que, utilizando los mismos criterios de esas escuelas tan amigables al mercado que Sosa ha defendido como un cruzado, debiera salir de los propios usuarios del sistema y de su giro de negocios, como sucede con cualquier actividad lucrativa, que además trabaja con tremendos diferenciales de tasas de interés, y de ganancias por supuesto.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.