Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Entre Estado y mercado el justo medio
Por Édgar Balsells - Guatemala, 12 de febrero de 2007

La principal víctima es la masa de la población.

En reciente respuesta a mis comentarios, Lizardo Sosa empieza con la máxima: “Tanto mercado como sea posible, tanto Estado como sea necesario”. De acuerdo, pero bien sabemos que el problema en el medio surge cuando la razón de Estado se subordina a la razón de mercado, y los negocios privados utilizan como pedestal el campo de lo público, intentando sacar ventaja en todo momento.

Desde hace un buen tiempo diversas decisiones públicas, en el campo económico, han sido tomadas para favorecer negocios muy privados en América Latina, por ello un experto de apellido Sánchez Praga, afirma: “Cuando a una sociedad la conducen más los que tienen mucho que ganar y poco que perder, resulta natural que se vuelva una sociedad de riesgo, donde la principal víctima es la masa de la población que tiene poco que ganar y mucho que perder”.

En relación con las nuevas negociaciones alrededor del aporte de los bancos al Fopa, las instancias organizadas bancarias han anunciado que harán un aporte adelantado de una cuota que es obligatoria y debiera verse, en primera instancia como el pago que una empresa cualquiera hace en términos de seguro de daños o seguro para la protección de su negocio. En ningún caso este aporte adelantado a la cuota anual debiera verse como un negocio, ni para el Estado ni para los bancos. Es por ello que la Junta Monetaria debe primeramente anunciar a la población qué tipo de negociaciones se están efectuando desde ya.

En términos de razón de Estado, es recomendable que las autoridades del Ministerio de Finanzas, como guardianes responsables del erario público estén “ojo al Cristo” en tales negociaciones. Debiera tenerse cuidado que tal aporte adelantado se convierta en un pasivo exagerado, en un nuevo costo de oportunidad a cuenta del Estado, y en un incremento de las abultadas pérdidas operativas del Banco de Guatemala.

Para mantener el equilibrio entre razón de Estado y de mercado en primer lugar debe incrementarse al máximo que la ley permite el aporte al Fopa (dos por millar con respecto a los depósitos totales); luego el aporte, si se hace adelantado, debiera ingresar en dinero contante y sonante, y concederse una especie de descuento por pronto pago o pago adelantado, pero nada más. Debiera tenerse cuidado en convertirlo en una inversión financiera bancaria, o un aporte más a la cuenta de encaje, pues su naturaleza es otra. El dinero contante y sonante recibido debiera invertirse, por parte de las autoridades del Fopa en los sitios nacionales o internacionales más convenientes para la “razón de Estado”, y allí paramos.

En virtud de que la tasa del dos por millar es sumamente baja en relación con los desafíos de aseguramiento del sistema, deberán buscarse a mediano plazo los mecanismos para complementar este fondo, mediante un consenso de fondos adicionales, tanto del Estado como del sector privado, buscando siempre el justo medio, teniendo en cuenta que en estos momentos la razón de Estado anda extraviada, desde hace mucho tiempo.

Fuente: www.elperiodico.com.gt - 100207


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.