Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Los banqueros de los pobres
Por Édgar Balsells - Guatemala, 28 de abril de 2007

La pobretología convertida en fuente de riqueza.

Un breve relato noticioso, elaborado por Coralia Orantes, y publicado en Prensa Libre revela un hecho que debiera ser de amplia reflexión. Se trata de una importante Organización no Gubernamental que opera en Guatemala, acusada de lavado de dinero, y que dicho sea de paso está haciendo su trámite ante los entes reguladores para convertirse en un nuevo banco comercial, pero que, según el reportaje de marras, se ha venido capitalizando con fondos caritativos provenientes de ciudadanos de los países desarrollados, aportados con el objetivo de apoyar a la infancia desvalida.

Ignoro si ello es cierto y, es más, no pretendo en el presente artículo lanzar una acusación a los cuatro vientos de una organización de tal importancia en las microfinanzas del país. Sin embargo, sí creo que es importante reflexionar en torno a la ética, el compromiso y su entrega a la causa, de los hoy llamados banqueros de los pobres. Las causas sociales no pueden ser mercantilizadas ni comparadas con diversas prácticas especulativas malsanas que pululan por estos lares.

Por experiencia propia me he venido percatando desde hace varios años que la “pobretología”, así entrecomillada y practicada del diente al labio por algunos personajes, se ha convertido en un modus vivendi de quienes, no encontrando campo en otras actividades mercantiles, se han sumergido en unos pocos cursillos de “sensibilidad social”, participando en unos cuantos congresos, patrocinados comúnmente por la propia Comunidad Financiera Internacional, y con ello se creen capaces de organizar a diestra y siniestra “redes sociales”, y Organizaciones no Gubernamentales, simulando un discurso de solidaridad y apoyo a los más vulnerables, pero que en lo más íntimo de su egocéntrica conciencia, ello no es más que una fingida faceta exterior, pues sus aviesos intereses viajan en un sentido totalmente contrario.

Las preocupaciones vinculadas con el desarrollo social proliferan por doquier. Y es que la región es una fábrica de pobres y diversos macroprogramas de desarrollo impulsados por la comunidad financiera internacional que están buscando la manera de apoyar a los más desvalidos, usando criterios de mercado e incentivos diversos. Ello es digno de aplauso; sin embargo, los foros serios que se vienen celebrando alrededor del mundo previenen muy claramente que lucrar con la pobreza y explotar más a los oprimidos, con la intención de acumular capital es algo totalmente contrario a la filosofía de las organizaciones sin fines de lucro. Tales organizaciones se encuentran ante un doble desafío: por un lado mejorar sus prácticas de trabajo y su transparencia, y por otro lado, cumplir con su cometido, tal cual es, la mejora del nivel de vida de las familias rurales y de los marginados urbanos. Ello a todas luces requiere de una especie de juramento hipocrático, siendo a toda luz inconvenientes los egocentrismos mercantiles, tan comunes en los ambientes en donde el éxito se mide por lo que tienes y no por lo que eres.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.