Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

La preocupación por el empleo
Por Édgar Balsells - Guatemala, 5 de mayo de 2007

La precariedad de plazas de trabajo en el país.

Hace algunos días en el salón de clase hice una pregunta poco usual: “Levante la mano quien conozca el nombre del Ministro de Trabajo y Previsión Social”. Nadie lo supo; los y las alumnas vertían comentarios sobre carteras tan importantes como Educación y el problema de los maestros, Gobernación y el problema de la inseguridad, pero en cuanto a esa cenicienta de la administración pública que es el Ministerio de Trabajo y Previsión Social, nadie decía nada. Así es que osé preguntarles: “¿Y no es la aspiración a un empleo digno y bien remunerado lo que nos tiene a todos y todas aquí presentes en este momento?”. Mi respuesta tenía que ver con esa indiscutible correlación que existe en estos momentos entre “mayor educación, como condición necesaria de mejores ingresos”, que constituye una de las máximas de este mundo globalizado en el que Guatemala se desenvuelve, y que ha hecho de la migración del campo a la ciudad una constante demográfica de impredecibles proporciones.

Resulta ser que, como parte de las celebraciones en torno al primero de mayo han abundado los análisis en la prensa hablada y escrita sobre la situación del empleo en Guatemala. Los mismos han subrayado la precariedad y vulnerabilidad del mismo, siendo que un artículo del analista y ahora político Edgar Gutiérrez ha dado en el blanco, subrayando la presencia de severas desigualdades en la economía guatemalteca, y por lo tanto de grandes distancias sociales entre ingresos, lo cual es una de las causas principales de nuestra débil cohesión social, tal y como hace algunos años lo destacó un sesudo estudio sobre el empleo y la estratificación en Centroamérica, publicado por CEPAL de Santiago de Chile y escrito, entre otros autores, por destacados investigadores, como es el caso de Juan Pablo Pérez-Sainz y Santiago Bastos.

Lo cierto es que más bien creo que la despreocupación por el empleo ha sido intencionada. Hoy en día, las encuestas y mediciones en torno al tema han perdido la intensidad, la asiduidad y la calidad que se tenían en los años setenta, cuando en Guatemala operaban proyectos apoyados por entes internacionales tan prestigiosos como los vinculados a la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y el Programa Regional del Empleo para América Latina y el Caribe (PREALC), dentro del cual estuvieron laborando expertos en demografía, en macroeconomía y en planificación social.

Es claro entonces que ahora que se evidencia tan dramáticamente que nuestra precariedad del empleo es un factor que inhibe la inversión de calidad, tanto entes públicos, como privados y académicos deben apoyar nuevos esfuerzos teóricos que motiven incluso a que entes como la propia Junta Monetaria, se recuerden de un largo olvido intencional y bien guardadito: la política de empleo es la política pública más importante en cualquier país, y todas las demás políticas tienen, simplemente, que desembocar en el apoyo de la misma. Si ello se cumple, así tal vez algún día todos sepamos el nombre de nuestro Ministro de Trabajo.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.