Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Los señores de los anillos
Por Édgar Balsells - Guatemala, 7 de julio de 2007

Los grandes contratos mercantiles y de publicidad, mandan.

La exclusiva Zona Viva sirvió de aposento para la asamblea del directorio que gobierna el Comité Olímpico Internacional (COI), cuyo emblema son los anillos intersectados de los cinco continentes.

La algarabía por las calles fue in crescendo hasta el miércoles por la noche, paseándose personajes de lo más variopinto: jóvenes vestidos de cosacos, bellas edecanes, tiroleses, miembros de la colonia coreana del medio, conocidos deportistas guatemaltecos, luminarias olímpicas como el gran Bubka; ¡ah! y por supuesto los representantes más selectos del poder y del dinero del globo, desde infantas hasta jeques, pasando por Vladimir Putin, heredero del liderazgo de una geografía inmensa con historia milenaria de hazañas, dramas y luchas políticas.

Se trata de la asamblea de una nueva era para ese club de influyentes, que llega a Guatemala luego de una época de diversas convulsiones entre la política y el deporte, como lo fueron el boicot en Los Ángeles y en Moscú, y los casos de corrupción que allanaron el camino, en el 2002, para la realización de los juegos olímpicos de invierno en territorio estadounidense. Y es que el pináculo del Comité Olímpico Internacional constituye un entramado de relaciones cargadas de compromisos, favores y prebendas entre su cerrado mecanismo de funcionamiento en lo más alto del monte Olimpo, en donde se ostentan cargos vitalicios, al punto que en la presente asamblea, el retoño de Juan Antonio Samaranch, predecesor de Jacques Rogge, ha tocado las puertas para acomodarse en una de las preciadas poltronas, a perpetuidad.

Gracias al empuje dado por Samaranch el COI se puso a tono con la globalización y con la era de la información, incorporando a la arena del espectáculo las estrellas profesionales de los deportes, quebrando así con la tradición impuesta por su fundador, el barón de Coubertin, quien hizo de estas justas el terreno de lo amateur, del altruismo y de la entrega romántica a la actividad. Hoy, los grandes contratos mercantiles y de publicidad son los que mandan. Durante las olimpiadas de Atenas, se ingresó a las arcas del COI la bicoca de US$1,498 millones, en materia de contrato televisivo de exclusividad. Imagínese usted las proyecciones a 10 o 15 años plazo, si se añaden las entradas por diversos rubros del nuevo marketing, y la cada vez más famosa difusión de los juegos de invierno.

Positiva es para nuestra Guatemala esta celebración y haber sido buenos anfitriones de naciones tan diversas. Bueno es también, para nosotros los habitantes del área dólar, sentir de cerca la presencia de una serie de países árabes por explorar, enterarnos de primera mano que la Rusia de hoy se levanta luego de torbellinos, fraudes y fracasos por querer entrar al capitalismo de golpe y porrazo, lo cual fue observado desde la tribuna por sus hoy poderosos vecinos chinos. Bueno es también soñar que, a pesar de las áreas oscuras del deporte, hay millones de jóvenes que le deben al mismo una buena parte de su educación y desarrollo, y que una fracción de esas millonadas podrá repartirse en la base de la pirámide, ojalá en los jóvenes más necesitados y de naciones como la nuestra.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.