Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Pobres, ¡pero con Hummers!
Por Édgar Balsells - Guatemala, 25 de agosto de 2007

La pobreza resulta ser un talón de Aquiles.

Un amplio desplegado publicitario en los medios escritos anunciando al consumidor que “está a tiempo de reservar su carro Hummer”, precisamente el día en que el Instituto Nacional de Estadística –INE– por fin se decidió a comunicar los primeros resultados de la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida 2006, refleja las grandes paradojas de nuestro sistema económico actual, debiendo los profesionales y líderes más acuciosos y responsables escudriñar en esas nuevas y preciadas estadísticas, no precisamente para hacer sesudos estudios que se quedan engavetados en las poltronas académicas, sino para sugerir y tomar acciones y decisiones urgentes, en virtud de que es a todas luces revelador que el país se está quedando a la zaga del desarrollo social, y que en plena efervescencia electoral ello debiera servir de guía a los políticos y a los líderes de todos los sectores de la sociedad guatemalteca.

Los primeros datos, que esperamos que la Junta Directiva del INE divulgue de una manera adecuada, y capaz de ser digerida por los interesados en estos asuntos ­–siendo que los candidatos a todos los puestos de elección popular debieran ser los más preocupados al respecto– expresan grandes obstáculos para cumplir, por ejemplo, con compromisos internacionales como las metas del milenio: a pesar del ciclo de la reactivación económica que ha cubierto a todos los países de América Latina, y de un crecimiento impresionante de las remesas familiares, la pobreza en 2006 sigue asolando a más de la mitad de la población guatemalteca.

Incluso desde el punto de vista de Estados muy amigables con las ideas del mercado, como lo han sido casi todos los que han predominado en la arena de las decisiones públicas desde el comienzo de la democracia, el dato es a todas luces desalentador: ello quiere decir que más de la mitad de la población se encuentra fuera del mercado interno, tan solo sobrevive, y por lo tanto en materia de fuerza laboral ofrece muy pocas posibilidades para contribuir a los ansiados objetivos de la competitividad de la que tanto se pregona en estos tiempos de la globalización: ¡es algo así como enfrentar en un combate a un peso mosca debilitado con Mike Tyson!

De acuerdo con lo publicado por Ricardo Quinto de el Periódico, 6 millones de guatemaltecos apenas se alimentan, y no tienen con qué cubrir la canasta de necesidades mínimas, que incluye: abrigo, vivienda, educación, salud y gradualmente otras necesidades que son propias del mundo vital de estos tiempos de modernidad y de exigencias monetarias para triunfar, así como para tener voz en el espectro de las decisiones colectivas. El tema de la pobreza en la historia inmediata resulta ser el talón de Aquiles de la democracia guatemalteca. Se trata de una época en la cual si bien se fueron disipando la violencia política y las formas dictatoriales de presidir los grandes desafíos, permitió la entronización de métodos un tanto cínicos de gobernabilidad, en donde los reordenamientos económicos y los procesos de liberalización no se complementaron con los necesarios programas de bienestar social, tarea esta que si bien se endilga a los Gobiernos, que pasan sin trascendencia, es producto de visiones y marcos teóricos miopes y ortodoxos, de los diferentes grupos de interés especial que se han aglutinado alrededor de estos manejos.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.