Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2017

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

¡Esta lucha sí es del pueblo no de las derechas caducas¡
Por Edgar Batres* - Guatemala, 3 de octubre de 2017

Vinieron. Ellos tenían la Biblia y nosotros teníamos la tierra. Y nos dijeron: "Cierren los ojos y recen". Y cuando abrimos los ojos, ellos tenían la tierra y nosotros teníamos la Biblia.

Eduardo Galeano

Los sectores recalcitrantes de la derecha guatemalteca vociferan, los izquierdistas han copado al Estado, están en el Ministerio Público, están en la SAT y todas las instituciones que están forjando trabajo; o sea hacen funcionar a las instituciones que antes no funcionaban, imaginemos un gobierno de izquierda, en donde la institucionalidad del Estado al servicio de las grandes mayorías; implica la conducción con pulcritud, conocimiento para la administración del que hacer público, rescate del andamiaje de la administración pública, brindando servicios públicos oportunos para el pueblo vulnerado, un gobierno inspirado en la ética de la gestión pública; ¿será tan difícil hacerlo? o a la derecha ¿jamás le ha interesado servir sino servirse? derecha que clama que el país debe tener niveles de educación acordes al desarrollo, pero en un país en donde la educación secundaria y vocacional es privada y de mala calidad.

Educación que históricamente ha eliminado la memoria histórica para no tener el inconveniente de enfrentar la realidad pasada, presente y futuro, negando así a las juventudes un porvenir digno, en donde cada trimestre se hacen ferias del empleo, burlándose de miles de jóvenes, porque no están preparados para los puestos que ellos ficticiamente crean, sino únicamente para hacer creer que invierten y producen, pero al revisar estadísticas de desempleo no corresponde a lo que dicen hacer, en donde el trabajo digno es coaccionado a perder prestaciones y seguridad social ¡Vaya ferias del empleo!

Esta oligarquía y clase reinante, se resisten a ver los cambios que han superado la anomia política que durante siglos se constituyó en su baluarte para mantenerse en el poder, viven del pasado imaginario de la guerra fría, hablan de soberanía cuando ellos la entregaron hace ya muchas décadas; soberanía recreada constitucionalmente a una institución que históricamente debió defenderla y no entregarla, como ejemplo; Belice ante Naciones Unidas, permitiendo que se convirtiera en un nuevo Estado, ahora pretenden que el pueblo avale esta entrega por medio de una consulta popular ¡vaya defensa de soberanía que dicen defender!, violando originalmente el artículo 173 constitucional[1], entonces la pregunta es ¿la entrega del territorio de Belice a Inglaterra y luego a Naciones Unidas era de trascendencia nacional ?.

Hoy los grupos empresariales, los coordinadores del crimen organizado desde las estructuras estatales y sus diversos organismos claman por mantener sus privilegios, exoneraciones, impunidad, corrupción rasgándose las vestiduras de solvencia moral, cuando ellos son los únicos responsables de la debacle del Estado que constituyeron, bajo esquemas de clientelismo, con partidos políticos reciclados, legislando las exoneraciones fiscales, brindando contratos, privilegios, clientelismo, implementando por medio de sus operados legislativos capitalizar y exportar sus fortunas, convirtiéndolos en instrumentos para aumentar su riqueza y acrecentar la miseria por medio del saqueando de los fondos de instituciones como el IGSS, Crédito Hipotecario Nacional, Fondos de Pensiones Militar y la USAC entre otros.

Ha llegado el momento de la transformación del Estado y asuma un gobierno de cara al pueblo para que legítimamente y legalmente se haga con el poder del Estado y supere las actuales condiciones de miseria, frustración psicológica, falta de oportunidades para la juventud, mujeres, personas de la tercera edad, salarios dignos, seguridad social para los núcleos familiares independientemente de su composición social.

Por todo ello, es necesario el posicionamiento popular se haga con el poder y dejan de inventarse lastres teóricos que ya no inmovilizan a la sociedad guatemalteca, la comprensión debería girar que lo está sucediendo es lucha de clase, rechazando la forma de gobernar de una derecha agotada, hoy hay que volver a plantearse lo olvidado, generar opciones para los más pobres, vía servicios sociales que les permitan encontrar respuesta a las necesidades más sentidas.

"Con la izquierda las juventudes tendrán oportunidades que la derecha ha negado históricamente, para que sus hijos tengan un mejor futuro ¿esto será malo? ¿a qué le temen?"

Esa derecha que ha gobernado, y ha dicho a las juventudes: no te metas en política eso es sucio y esa suciedad es nuestra, es mala, esa maldad es nuestra, no participes en política; así yo participo, han inducido a no participar políticamente, pero aún, si huele esa participación a izquierda, ahora salen a las calles con camisas blancas, como inmaculados, se visten de blanco para esconder sus inmundicias y vicios que han hecho de la sociedad guatemalteca indiferente; en donde la historia reciente mejor si no se conoce.

Han pretendido borrar la historia de saqueo, asesinato, sumisión, violación, han perfeccionado un sistema de injusticia que la hace ver como natural la impunidad, la corrupción y el saqueo.

Adormecieron por muchos años a la sociedad, pero hoy ha despertado para la construcción de una nueva sociedad, una sociedad en donde la voluntad popular cobre vigencia y dar respuesta a las necesidades de clase, y para ello debemos ir a la reforma constitucional vía una asamblea nacional constituyente.

[1] Articulo 173. Procedimiento Consultivo. Las decisiones políticas de especial trascendencia deberán ser sometidas a procedimiento consultivo de todos los ciudadanos.

* Asesor Legislativo WINAQ

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.