Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

La relatividad del mundo
Por Eduardo Blandón - Guatemala, 22 de septiembre de 2004

" Lo único absoluto es que todo es relativo". Así han afirmado durante muchísimo tiempo los llamados filósofos relativistas: desde los escépticos griegos hasta el hombre de la calle de nuestros días que no cree en nada ni en nadie.

Si no fuera porque la evidencia parece confirmarlo, no lo creería. Fíjese por ejemplo cómo es de relativo el mundo. Hace un par de semanas los italianos estaban muy avergonzados porque un fanático en el estadio de Roma le tiró una moneda al árbitro. Le hizo una pequeña herida de donde salió un poco de sangre. El árbitro se desmayó, lo llevaron al hospital y creo que estuvo dos días recuperándose. "Estoy muy avergonzado con lo sucedido" declaró la autoridad local de Roma. Y agregó que son cosas que el país no debe tolerar ni permitir. Páginas de páginas se publicaron en los diarios, en el "Corriere della Sera", en "La Repubblica", en "La Gazzetta dello Sport" y en cuanto "Giornale" se consultara.

Para nosotros una situación de esta naturaleza no es nada del otro mundo. Aquí un árbitro se juega el pellejo todos los fines de semana y si se descuida no le lanzan una moneda (que como dinero siempre hace falta) sino piedras. Con peor suerte puede amanecer muerto de manera natural (con agujeros de AK 47).

Otro ejemplo irrisorio lo constituyó también un hecho ocurrido en Inglaterra. La semana pasada los ingleses hicieron una enorme manifestación porque la Cámara de los Comunes prohibió la caza de zorros. Los medios televisivos transmitieron cómo la gente estaba indignada por semejante decisión, era una marea de gente que parecía estar dispuesta a dar la vida con tal que se cancelara la ley. La caza de zorros parece ser una antigua tradición de la aristocracia y del mundo rural británico.

En Guatemala no somos capaces si quiera de hacer una manifestación en contra de la caza humana que con el tiempo se ha convertido en deporte. No nos indigna la caza de nada. Estamos más preocupados en sobrevivir que en pensar en otras cosas que se juzgan nimias.

Finalmente, debe citarse, para corroborar cuán relativo es el mundo, el "affaire" Clinton-Lewinsky. ¿Se recuerda usted cómo estaban indignados los gringos? "Tuvieron una relación inapropiada", comentaba la chismografía. "El mayor escándalo de todos los tiempos", titulaban los diarios. Fue un alboroto de proporciones bíblicas.

Para Guatemala como para la mayor parte de países tercermundistas, las noticias que presenta Europa o los países desarrollados son poesías, buenos chistes e historietas para niños de párvulos. La situación en nuestros países, su realidad, es de tal dimensión que rasgarse las vestiduras por la caza de zorros, un incidente en un estadio o las prácticas amatorias de un presidente, son cosas insignificantes en las que nadie repararía. Lo nuestro es el hambre, la violencia, el desempleo, la explotación, la negación del otro. Lo nuestro son problemas "peso pesado", dignos de "adultos tres".

Si esto lo supieran los europeos o los norteamericanos le darían gracias a Dios por sus pequeñeces y por sus problemillas de poca monta, pero como están lejos y no saben lo que es "tener verdaderamente problemas", se ahogan en sus menudencias.
Así es de relativo el mundo.

Tomado de Diario La Hora - www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.