Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

La globalización capitalista
Por Eduardo Blandón - Guatemala, 2 de febrero de 2005

Entre los políticos, de todas partes del mundo, cada vez hay menos personas que se opongan a la doctrina del libre mercado. Las privatizaciones y el desmantelamiento del Estado están a la orden del día. Ahora le ha tocado a Rusia, donde parece que el último vestigio de la herencia soviética ha sido derribado en días pasados.
Los rusos están molestos con sus gobernantes pues los pocos derechos adquiridos que quedaban del viejo orden político fueron barridos por una ley aprobada el tres de agosto del año pasado. Estos cambios, que todos consideran como una "reforma social" sin precedentes, han provocado la cólera de los obreros de Moscú que se sienten cada vez más desprotegidos y solos.

La reforma social impulsada por las autoridades rusas despoja a los pensionados, inválidos, obreros, héroes del país y algunos burócratas del Estado de los derechos de gozar de transporte gratuito, medicinas, hospitalización y reducción en las tarifas telefónicas, entre otras cosas.

"La gente debe comprender que la ley ha sido aprobada y que las prebendas se terminaron", declaró una controladora del metro de Moscú.

Para paliar semejante estado de abandono a los más desfavorecidos el gobierno ha pensado en una especie de subsidio económico para que cada uno se las espante como pueda.

La gente dice sentirse desconfiada por un subsidio que no sólo no alcanza, sino que arribaría atrasado. Yo lo veo todos los días en el Ejército, dijo un entrevistado, donde los salarios son dados con retraso. Pero además "los mil rublos que han prometido como subsidio (unos 30 dólares) mensuales son poco para satisfacer mis necesidades".

¿Qué puede esperar la población si el Estado es débil y además poco solidario con sus necesidades? Aparentemente nada. La gente, como se ve en estos países, está desprovista de lo elemental: educación, salud, seguridad y vivienda. Viven a la buena de Dios, en espera que la suerte salga a su encuentro por casualidad.

El Estado se desentiende cada vez más de la población y la sociedad está más expuesta a la pobreza y la miseria. Y, por supuesto, un sistema de esta naturaleza parece que sólo beneficia a los que están bien. De modo que el fenómeno de enriquecimiento de los pocos es cada vez mayor.

Es inaceptable aprobar un sistema que vaya en contra del bien común en una sociedad. Debería reflexionarse en estas cosas para ver de qué manera se puede ir a la inversa de como se va en este momento. Al mundo no le esperan cosas buenas con un sistema así. Vamos rumbo al suicidio, pareciera.

Lo que está pasando en Rusia es una clara señal de que la globalización capitalista está de moda. ¿Podrá salvarse Cuba de esta nueva ola?

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.