Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2018

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Burguesía de servidumbre
Por Efrén Diego Domingo - Guatemala, 25 de febrero de 2018
ediegoixcan@hotmail.com

Después de leer el ensayo: “Colonialismo y lucha de clases sociales en Guatemala El caso de la mina Marlín” del licenciado Carlos Loarca, publicado en el “ENFOQUE” No. 53 del 18 de octubre de 2017 de la Asociación El Observador, lo que más me llamó la atención es lo referente a la burguesía de servidumbre. Según el ensayo, esta burguesía es el instrumento de la explotación. Está compuesta por las burocracias pública de legisladores, administración, justicia, ejercito, educación y servicios y la burocracia privada en los niveles de decisión alto y mediano así como las jerarquías religiosas, los profesionales y estudiantes universitarios, los medianos empresarios agrícolas, comerciales y artesanales, los informadores y hacedores de opinión pública, los intelectuales y todos los dirigentes de los partidos políticos guatemaltecos. En esta burguesía se ubican los funcionarios del Estado de Guatemala que garantizan la explotación del territorio ancestral y fuerza de trabajo de las comunidades mayas a través de la corrupción, la impunidad y el racismo, subordinándose a los gerentes, abogados, ingenieros y otros profesionales del Goldcorp Guatemala.(1)

Con esta descripción de la burguesía de servidumbre a la que se ubican los funcionarios del Estado, llegué a la conclusión que el licenciado Carlos tiene la razón, pues, esta clase de burguesía no está a favor de los pueblos y comunidades indígenas. Y es que, por eso, hay tantos desalojos de campesinos, criminalización de defensores de derechos humanos, irrespeto a los derechos de libre determinación, participación, consulta, consentimiento, tierras, territorios y recursos naturales de los pueblos indígenas. Es esta burguesía el que nada hace para garantizar y mejorar el acceso de los campesinos, indígenas y mujeres a mejores servicios de salud, educación, vivienda, trabajo, etc.

Este tipo de burguesía no procura intereses comunes de la mayoría, más bien procuran los intereses de otro tipo de burguesía: La burguesía agroexportadora, compuesta por latifundistas, exportadores de mercancías agropecuarias, industriales y manufacturadas, rentistas de inmuebles urbanos, banqueros, financieros y representantes y gestores de los intereses extranjeros. Es el sector privilegiado de la sociedad colonizada guatemalteca. Son los intereses de esta clase la que el Estado procura con diligencia y sumo interés. Súmese a esto también los intereses de la burguesía internacional de ocupación, compuesta por los representantes de la diplomacia, administración económica y estratégica y militar, en su mayoría estadounidense residentes en Guatemala que controla la penetración económica de las empresas (…) y de otros gringos y extranjeros que trabajan en ocupaciones agroexportadoras, comerciales y financieros…(2)

En conclusión: el Estado, desde su fundación, no ha estado ni está en función de la mayoría, sino en función de los intereses de un sector económico que tiene al Estado como gendarme o como simple gerente de los intereses capitalistas. Es un Estado fallido para la mayoría. Nada bueno se puede esperar de un Estado que está en bancarrota. No está por demás que la Asamblea Social y Popular plantea el establecimiento de una Asamblea Plurinacional Constituyente para la fundación de un Estado plural, incluyente, democrático y participativo.

(1) Ver Enfoque: Colonialismo y lucha de clases sociales en Guatemala El caso de la mina Marlin. Año 9, No. 53, 18 de octubre de 2017, pág. 5.

(2) Ibíd. Pág. 5

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.