Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Fortuny
Por Edgar Gutiérrez - Guatemala, 31 de marzo de 2005

Fue uno de los sobresalientes políticos del siglo XX

Conocí a José Manuel Fortuny, el mítico ideólogo de Arbenz, en junio de 1996. Lo visité en su modesto apartamento en el sur de la Ciudad de México para entrevistarlo. Vestía elegantemente una blazer de cuadros con colores matutinos y camisa de cuello alto. Apareció en la sala, donde su esposa nos atendía, un hombre delgado, moreno, viejo, de rasgos faciales pronunciados y complexión mediana, que luego mostró su enorme capacidad de gesticular. A sus 80 años parecía muy entero y lúcido, aunque era inevitable leer en su rostro, y notar en su voz, la huella de la historia trágica del 54. Filmamos la entrevista.

Habló fluidamente, con propiedad, durante más de dos horas. No le molestaban las preguntas y hasta se sentía complacido de oír a su interlocutor (me dio la impresión que a él le hubiese gustado ser el entrevistador). Sus criterios parecían sólidamente formados, y argumentaba de una manera aguda, inteligente. Creo, por otro lado, que por ser quienes éramos (Ronalth Ochaeta y yo), nuestra edad, la circunstancia política y el rol que jugábamos en el REMHI, sus comentarios tuvieron un tono marcadamente pedagógico. Además, vista la historia en ese último tramo de las negociaciones de paz que darían fin a más de 30 años de guerra civil, y tras el fracaso de la estrategia revolucionaria, los pasajes de la historia que él narraba adquirían más fuerza bajo su enfoque crítico de la lucha armada.

La historia sabrá poner a Fortuny en su justa dimensión. Fue un hombre clave en un período decisivamente dramático que marcó la vida política de, por lo menos, las siguientes tres generaciones. Por eso era naturalmente controversial, pero su actuación posterior tampoco fue para condescender con las tesis de la izquierda dominante.

Quizá por eso, tras sobrevivir el 54, fue cayendo en la marginalidad y el aislamiento. La literatura que he encontrado sobre él (documentos desclasificados de la CIA, obras testimoniales y estudios sobre la época) divergen en asuntos de rigidez ideológica, personalidad y tino histórico, pero nadie, sea de derecha o de izquierda, le discute sus valores y talentos de político.

Pienso, efectivamente, que Fortuny fue uno de los sobresalientes políticos del siglo XX de Guatemala. Talvez fue comunista ortodoxo, como dicen algunos; revisionista, como le acusan otros; en fin, un comunista que caminó hacia el eurocomunismo, incapaz de adoptar el trote de la historia polarizada de este país, justamente por el cierre de espacios pacíficos reformistas.

Cuando nos despedimos de la entrevista, fuera de cámara, me dijo: Si la jerarquía católica de nuestra época hubiese sido como la de ahora, muy probablemente otra historia estaríamos contando. Por lo que he aprendido -le comenté- las diferencias de fondo de ustedes con la Iglesia no eran tan radicales, pero se les metió, intencionalmente, mucho ruido, y ustedes no labraron con convicción el contacto personal, la comunicación directa. Con otros actores, la historia ahora no es muy diferente.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.