Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

¿Plan Colombia para Centroamérica?
Por Edgar Gutiérrez - Guatemala, 21 de abril de 2005

Un nuevo fantasma recorre la zona: “el narcoterrorismo”.

Un joven narcotraficante atraviesa el país custodiado por policías. Entrega la mercancía y recibe como pago cerca de un millón de dólares, pero es interceptado por otro cuerpo policial y sus custodios optan por sacrificarlo. El reporte a los superiores registra una décima parte del monto de lo incautado. En la Costa Sur los narcotraficantes envían mensajes a los finqueros: “Desháganse de sus guardias privados, nosotros les garantizamos seguridad”. En el Atlántico construyeron magníficas instalaciones y ofrecen becas para desarrollar ahí labores científicas.

Abundan las historias que ilustran la porosidad de las fuerzas de seguridad y la pérdida de control estatal de significativos bolsones del territorio. Y esa vulnerabilidad se refleja en el pobre desempeño de las incautaciones: de 825 kilos de cocaína decomisada como promedio mensual en 2003, se cayó a la mitad en 2004 y a menos de un 25 por ciento en lo que va de 2005. Ya no es dilema en los corrillos políticos de las “certificaciones” de la Casa Blanca, pero ocupa un lugar prominente en la agenda del Pentágono. Es la razón más acuciante de la escala del secretario Rumsfeld hace un mes, y de la cita en Antigua, hace una semana, del jefe del Comando Sur, Bantz Craddock, con los mandos castrenses y de seguridad de la región. Un nuevo fantasma recorre la zona: “el narcoterrorismo”.

Los Departamentos de Estado y de Defensa discuten sobre cómo ubicar a las maras: ¿son riesgo de seguridad nacional o su matriz de carencias sociales tiene todavía tanto peso que razonablemente se puede creer que planes de reinserción productiva son alternativa? Sobre lo que no discrepan es que algo se debe hacer, y de manera urgente. Además de la vecindad geográfica, Centroamérica está a un paso de convertirse en área de libre comercio de EE.UU. y esa grave falla de seguridad sí es un argumento poderoso en manos de los demócratas opuestos a que su Congreso apruebe el TLC con esta zona.

La deliberación lleva a una ruta: el Plan Colombia, que ha permitido reducir significativamente áreas de producción de droga, destruir cientos de laboratorios que procesan coca y aumentar las incautaciones a cifras verdaderamente asombrosas. Claro, la operación tiene un costo financiero apreciable y, en cambio, la oferta de droga no merma y los precios incluso disminuyen. Los narcotraficantes colombianos se reubican en eslabones débiles: Bolivia, Ecuador y Guatemala, países cercanos al cuadro de “Estados fallidos” con una estructura social compleja y graves síntomas de descomposición social.

De ese análisis, sumado al distanciamiento con la fuerza armada nicaragüense por su negativa de deshacerse de los cohetes Sam-7, nace la decisión de reactivar vínculos y asistencia al Ejército guatemalteco, que incluye reorientar su función hacia control territorial estratégico, equipamiento (para lo cual se levantaría el embargo), entrenamiento, operaciones conjuntas e inteligencia. No necesariamente requieren aparatos grandes ni pesados, sino ágiles y eficaces. Pero sobre todo, ciertas garantías de confiabilidad. Y eso, ¿qué implicaciones traerá a los guatemaltecos?

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.