Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

La paradoja electoral
Por Edgar Gutiérrez - Guatemala, 22 de diciembre de 2005

Ven en el ascenso de Colom una desgracia.

Un lector preguntaba el lunes pasado qué quise decir con ¿qué pasaría si Álvaro Colom desaparece mañana de las encuestas? Los argumentos que expuse en la nota publicada por elPeriódico ese día podría resumirlos en dos puntos: 1. Las elecciones se han convertido en una válvula de escape para las recurrentes crisis políticas de Guatemala, y 2. Los resultados electorales han respondido, en general, a una inercia: el primer finalista de una elección es el próximo Presidente. En tal sentido no extraña que Álvaro Colom aparezca encabezando las preferencias electorales en todas las encuestas de los dos últimos años. Por eso Colom se ha convertido en el blanco de ataque de los grupos empresariales que apoyan al gobierno de Berger y ven en el previsible ascenso al poder del líder de la UNE, algo más que una amenaza, una “desgracia nacional”.

Cité a un amigo que se hizo la pregunta ¿qué ocurriría si Colom sale de las encuestas?, para poner de relieve la fragilidad de nuestro sistema político y la incertidumbre que proyecta al evento electoral que viene. No es una pregunta descabellada. A Colom se le sigue un proceso judicial que puede acarrearle –cabe la probabilidad– la muerte civil, o sea, la inhabilitación para 2007. Si eso ocurriese en los próximos seis meses, habría que empezar de cero en las encuestas, pues a una pregunta abierta de por quién votaría usted si las elecciones fueran hoy, ciertamente algo así como el 70 por ciento dice que por nadie, y del 30 restante alrededor de un tercio favorece a Colom, pero sus escoltas son dos políticos que no pueden ser electos. Si ese 30 lo volvemos el 100 por ciento, las posiciones son así: Colom 30-35 por ciento, el ex presidente Álvaro Arzú 20, el presidente Berger 14 y Ríos Montt 10.

En el escenario en el que Colom es inhabilitado, resulta improbable que el tercer lugar de las pasadas elecciones –Ríos Montt– pase automáticamente al primer lugar. Aunque el voto de Colom responde a un perfil similar al que favoreció a Portillo en 1999 (rural, baja escolaridad, bajos ingresos), lo que gobierna su preferencia es el ánimo antigubernamental, o lo que se da en llamar “voto castigo”, y ese voto no va a seguir esta vez al FRG; además la candidatura de Ríos Montt volverá a transitar los siempre controversiales corrillos de la Corte de Constitucionalidad. Esta vez el voto de castigo, previsiblemente, tendrá un matiz: será un voto de izquierda o de populismo abierto.
Esa es la paradoja que envuelve la democracia electoral de Guatemala. Las elites económicas y políticas saben que las elecciones son en esta época el medio de acceso al poder del Estado, por tanto, los partidos son las herramientas y los políticos los actores indispensables. Pero no han creado ni uno ni a otros con la necesaria consistencia, fiabilidad y profesionalismo para darle estabilidad al sistema.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.