Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Aunque le urge irse
Por Edgar Gutiérrez - Guatemala, 18 de enero de 2007

Luego, entonces, cabe preguntar cuál ha sido (y será) la función del Congreso y de la Usac (parte de la Junta Monetaria) en esta trama.

En la segunda vuelta electoral de 1999 el entonces candidato Óscar Berger abandonó la contienda. No dio la lucha, como los guerreros de casta, en una batalla que anticipadamente estaba perdida.

Hoy parece que estamos ante el mismo estado anímico. Al Presidente le urge irse a casa. No obstante las notas relativamente aprobatorias de las últimas encuestas, el gobernante ya no quiere lidiar con problemas.

Su voz, usualmente cadenciosa, que narra la campaña publicitaria de su tercer año de Gobierno, se escucha ahora cansada. Me dicen quienes lo conocen que su anhelo es entregar la simbólica banda Presidencial en un acto breve, sin discursos. Quisiera salir con aplausos, pero eso se ve cada día más cuesta arriba.

Signo de fatiga, desenfado, incomodidad. Así interpreto su no comparecencia, el día 14, en el Congreso. Pero no puede huir a los problemas en lo que resta de su mandato. No tiene licencia para quedarse en casa y almidonar su cama con el informe de los “tres años y seguimos adelante”. Si con ello los problemas también claudicasen... pero ocurre al revés.

La información que recibí sobre la quiebra de Bancafé y la indigencia de billetes durante el fin de año, más lo publicado en elPeriódico el día 16 sobre el cierre del Banco de Comercio, dicen que las autoridades bancarias han pecado de negligencia encaramando otro costo insufrible sobre la gente.

Por eso, entre otras muchas cosas, el Presidente no se puede ir. Su responsabilidad no concluye aún. Debe exigir cuentas a sus funcionarios, pues no serán otras las que él deberá rendir ante el pueblo al final de su mandato. En tal rendición de cuentas del Superintendente de Bancos y de la Presidenta del Banco de Guatemala deben explicar, por ejemplo:

1. Cuando intervinieron Bancafé, ¿preguntaron a sus técnicos sobre la disponibilidad de dinero efectivo? 2. ¿Por qué pagaron todo en efectivo y no, como en otras quiebras bancarias, dieron una parte de la plata a la gente y el resto se la colocan a ganar intereses en el Banco Central? 3. ¿Por qué hubo escasez de dinero, pero los bancos, según el informe de la SB, cerraron, al 31 de diciembre, con tanta liquidez (Q2 mil 700 millones)? 4. En tal caso, ¿por qué no el Superintendente y la Presidenta ejercieron su autoridad y liberaron la plata, incluso dándoles a ganar intereses a los bancos? 5. Si supieron a tiempo los problemas irremediables de Bancafé (2005) y Banco de Comercio (2006), ¿por qué no actuaron a favor del público y del propio sistema bancario a través de una salida ordenada?

Luego, entonces, cabe preguntar cuál ha sido (y será) la función del Congreso y de la Usac (parte de la Junta Monetaria) en esta trama. El sistema bancario está exhibiendo parte de su falla estructural, pero todo indica que la crisis se ha administrado mal, muy mal.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.