Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Robaron el banco, llamen al policía
Por Edgar Gutiérrez - Guatemala, 22 de enero de 2007

Que levante la mano quien ignore que cada banco posee su “off shore”.

¿Qué banco comercial en Guatemala no opera off shore? Que levante la mano. ¿Qué miembro de la junta monetaria lo ignora? Aunque no la levante, es tarde para hacerse de la vista gorda. La situación creada es embarazosa para la autoridad monetaria y habla de los costosos riesgos de un mercado sin regulaciones. Pero dejemos eso: el verdadero drama ahora es de los pequeños y medianos inversionistas que confiaron en el banco de sus ahorros que los estafó vilmente.

Al retornar la mirada está la indolencia. Tras las estafas del grupo Pro y las financieras “fantasma” en el gobierno de Arzú, no se hizo nada por atajar esa amenaza. Otra es la historia de las quiebras de los bancos Empresarial, Metropolitano, Promotor, Banoro, Bancafé y De Comercio, tan caras al fisco.

En el pasado las quiebras eran escándalos mediáticos y estribillos (“el dinero del pueblo va a los banqueros amigos de los gobernantes”), pero no pasaron de ahí, porque las intervenciones se supieron administrar desde la autoridad monetaria. La mala administración ahora de la crisis bancaria provocó pánico y una virtual corrida que llegó a mermar el tamaño de las off shore del resto de bancos.

Se perdió la confianza. Las órdenes de captura contra directivos de Bancafé y Banco del Comercio sirven a las autoridades para tomar distancias, pero no recuperan la confianza del público. La gente sabe esa historia: al final del día el poder político y judicial darán protección a los responsables. “Es un show”, me dijo un contador jubilado quien perdió los ahorros de su vida en el Banco de Comercio, sin saber que su depósito a plazo fijo fue colocado fuera de plaza, sin garantía.

Pero el simulacro mayor es el de Gobernación y su anuncio pagado el viernes 19. Nos informa que el desastre financiero es un plan en marcha del crimen organizado, el cual seguirá hasta fundir el país entero. Por eso –con perdón del Artículo 24 constitucional– nos hace saber que emplea hackers y escuchas telefónicas, entre otros, para salvaguardar la economía y las instituciones.

Cada cosa en su lugar. La indigencia de billetes –cuya responsabilidad entera es de la Junta Monetaria– fue aprovechada por quienes lavan dinero fiscal, narco y corrupción, cuyo efectivo fue bien recibido en el sistema sin las preguntas habituales sobre su origen. Los rumores y campañas negras (ahora por Internet) son un método sucio de hacer política y negocios en este país desde hace rato. Por eso el anuncio de Gobernación está en offside. Y es que la seguridad pública tiene enormes problemas irresueltos, ahora incrementados con robos domésticos en busca del dinero depositado bajo el colchón. Y en período electoral un anuncio tal abona inestabilidad e incertidumbre; y, ante un público defraudado, mete miedo. Un miedo de efectos impredecibles. Unas elecciones que podrían empañarse si abren temporada de cacería de brujas.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.