Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Predicar con el ejemplo
Por Edgar Gutiérrez - Guatemala, 12 de julio de 2007

Xel-ju integra dos aspiraciones de la democracia.

Una propuesta política novedosa está surgiendo en Quetzaltenango. De las que conozco, sin duda, es la más interesante en este proceso electoral. Xel-ju, el histórico comité cívico de Quetzaltenango, emblema de un proyecto de poder indígena en la región, ha integrado una fórmula renovadora de Gobierno municipal que combina sólidamente dos aspiraciones de la democracia en Guatemala: ampliar la participación y sugerir un programa con asuntos concretos, viables y que interesan vitalmente la cotidianeidad de los habitantes.

El equipo de candidatos –ahí empieza la novedad– lo encabeza un ladino, Jordán Rodas, un abogado joven, inteligente, con una formación sistemática en gestión municipal. Desde que lo conozco, hace unos 15 años, asiste con disciplina de sacerdote a cursos y seminarios; ha entrado al fondo de la gestión en terreno en varias ciudades de Latinoamérica; y ha ejercido como síndico y concejal durante dos períodos seguidos. Es un político profesional; como síndico y concejal sabe el oficio de gobernar y fiscalizar desde la oposición; es un idealista con los pies bien puestos sobre la tierra.

La participación se refiere también a la fuerte presencia de mujeres –casi el 50 por ciento de la planilla, incluyendo la candidata a vicealcaldesa–, dirigentes jóvenes –10 de los 19 postulados tienen menos de 35 años– e indígenas , dos tercios del total. Además, logran un balance entre representantes del casco urbano y líderes de las aldeas –entre ellos un candidato a segundo concejal.

Y poseen una buena representación en la escala social, en la que se distinguen las venas empresarial, de artesanos y de profesionistas.

En la propuesta de gestión municipal, Xel-ju incorpora audazmente el crítico campo de la seguridad ciudadana. Como se sabe, la Ley de Descentralización de 2002 abre la opción a los municipios de administrar, entre otras funciones del Gobierno central, la seguridad. Que yo sepa, ningún Gobierno municipal, incluso con respaldo de partidos asentados en ciudades grandes –como el PAN y los Unionistas– se ha tirado ese trompo a la uña. Entre los candidatos actuales tampoco he oído que se asuma esa responsabilidad.

Lo que Xel-ju propone es participar en la selección de los futuros agentes y comisarios de Policía, que deben ser capacitados centralmente, y luego insertarlos en las estrategias locales de prevención y seguridad comunitarias, ejerciendo sobre ellos una supervisión directa. Esto es el germen de un desafiante modelo de descentralización de seguridad. Un esquema similar de control sugieren para ganar calidad y seguridad –en un sentido más amplio– en el transporte, y la puesta en marcha de un plan maestro de saneamiento ambiental. En fin, una prometedora idea de Gobierno municipal progresista y moderno que sacude pilares anquilosados, pero poderosos, y, por esto mismo, que compite en desventaja.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.