Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

La ceguera del Gobierno
Por Edgar Leonel Godoy Samayoa - Guatemala, 17 de junio de 2005

Hay una ausencia total de autoridad y no se avisora alguna mejoría.

Gustavo Berganza comentaba en su artículo “La ruina del Estado de Guatemala”, publicado por elPeriódico el 27 de mayo, una entrevista dada por el embajador de Estados Unidos, John Hamilton. Me pareció oportuno retomar el tema al que ya me había referido, nominándolo “El Estado desprotegido”. Da lástima que haya sido un extranjero quien comentara los desbarajustes que han hecho algunos gobernantes, por el simple hecho de ceder a las presiones de grupos de interés, así como de algunos países calificados como potencias. Ese afán de querer quedar bien con pequeños grupos de tendencia ideológica ampliamente reconocida, ha llevado al actual gobierno a tomar acciones en la dirección contraria a los intereses nacionales, y en realidad, causa tremenda duda, ya que no se puede ser tan ignorante frente a los grandes desafíos que hoy representa el crimen organizado y el riesgo en el que tienen al país.

Cuando se fundaron las zonas militares más antiguas, se hizo bajo un concepto estratégico de disuasión y de defensa ante los riesgos de la época, luego vino el conflicto armado interno y bajo una estrategia que respondía a la amenaza, se delineó el despliegue de unidades militares en todo el territorio. Con esto quiero decir: que el dispositivo de Ejército y de las fuerzas de seguridad siempre ha tenido un argumento valedero, que es el de la seguridad y defensa del Estado, sus habitantes y sus instituciones, asuntos que el actual gobernante, como estadista, debiera conocer. Pero se deja llevar por asesores irresponsables que hasta se dan el lujo de hacer comparaciones y, con argumentos fuera de la realidad, omiten algunos factores primordiales por considerar: Es el país más poblado de Centroamérica, con cuatro fronteras, dos océanos, sufriendo depredación y bajo una total ausencia de autoridad a lo largo de la frontera con México; donde se da toda clase de crímenes y delitos. Resulta increíble que los responsables de la seguridad del Estado se hagan de la vista gorda ante semejante situación. Guatemala entera, no sólo los lugares que mencionó el embajador, está desguarnecido, hay una ausencia total de autoridad y no se avizora alguna mejoría, mucho menos una solución.

El embajador menciona el problema de las maras, que son calificadas por una nueva categorización del Gobierno estadounidense como parte ya del crimen organizado, lo que significa un grave problema para el Estado y al que, quién sabe por qué motivos, no se le ha querido poner el debido interés.

No se necesita conocer a fondo ni ser experto en el tema de la seguridad, basta conocer la realidad: asesinatos todos los días, incremento del narcotráfico y consumo de drogas; incremento de acciones y número de mareros; asaltos en los autobuses, corrupción, cárceles bajo el control de los reos, pérdida de autoridad. En fin, una serie de actividad delictiva fuera de control, y a esto agreguémosle las indicaciones del embajador.

Un país sin seguridad, en donde la estructura del Estado se encuentra infiltrada por la mafia, con autoridades corruptas y temerosas de las organizaciones de los Derechos Humanos, no puede ser otra cosa que un territorio a la mano de Dios y de “Sálvese quien pueda”. Es verdaderamente alarmante la ceguera del gobierno que prefiere quedar bien con los grupos de interés que con el pueblo que lo eligió.

Tomado de www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.