Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Lucha magisterial frente a una situación desfavorable
Por Erwin Pérez - Guatemala, 22 de abril de 2007

Para afrontar la complejidad que el mes de marzo suponía, el gobierno en sus distintas instituciones, elaboró un cuidadoso análisis, delimitó los posibles escenarios a los cuales podría enfrentarse y delineó las acciones correspondientes para disminuir o, en el mejor de los casos anular cualquier riesgo previsible durante aquellos treinta días.

La preocupación no era una exageración. En el plan las autoridades identificaban riesgos de ingobernabilidad muy focalizados por la visita al país de los presidentes de Estados Unidos primero y de Bolivia posteriormente –sólo el primero llegó-; la visita de los reyes de España en medio de un proceso penal contra militares acusados de genocidio; la asamblea del Banco Interamericano de Desarrollo; y la Cumbre Indígena Latinoamericana entre otros asuntos, que para mayor complejidad, ocurrieron en medio de una acentuada crisis de credibilidad ciudadana hacia las fuerzas de seguridad publica, que se vieron envueltas en escandalosos crímenes.

El gobierno lo tenía previsto todo, incluso las protestas de los estafados inversionistas del Banco de Comercio, menos una huelga magisterial en medio de tantos quehaceres. Y por ello el factor sorpresa de los maestros les significó un muy oportuno momento para demandar al Estado varias exigencias, que ellos consideran válidas.

El magisterio organizado en la Asamblea Nacional Magisterial, ANM, pedía que el gobierno hiciera efectiva la entrega de refacción escolar a las 17 mil escuelas existentes, lo que implica que el Ministerio no dice la verdad cuando afirma que se está entregando; que se discutiera un pacto colectivo de trabajo; resolver el problema de la pérdida de expedientes en la Junta Calificadora de Personal y, que se integrará una comisión Multisectorial para redactar el reglamento de la Ley Nacional de Educación.

Adicionalmente iniciaron un proceso de negociación salarial, en la cual demandaron un incremento de 15% a su salario. Por aparte, presionaron con movilizaciones en la calle para que el Congreso archivara la propuesta de Ley Marco de Educación, propuesta por el empresariado en el Plan Visión de País, por considerar que promovía la privatización de la educación pública. El Congreso accedió y la propuesta quedó desechada.

Con pocas horas de diferencia los maestros consiguieron otro logro, esta vez en el Ejecutivo. El 23 de marzo, se reunieron con el Presidente Óscar Berger y ambas partes firmaron un acuerdo en el cual se establecían seis puntos clave: no sancionar a los maestros que participaron en las manifestaciones; se estipuló que para el 20 de abril el gobierno habrá entregado a todos los centros educativos de nivel pre primario y primario los fondos o suministros de los programas de apoyo (refacción escolar, útiles escolares y la valija didáctica), tengan o no junta escolar; que el Presidente convocará a la comisión multisectorial; se continuará con la discusión del pacto colectivo; se hará lo administrativamente posible para desistir de la demanda por incumplimiento contra el líder magisterial Joviel Acevedo; y un aumento salarial, previsto en 8%.

Una lectura simple indicaría que los maestros fueron los más beneficiados con la coyuntura política de marzo y que su oportuna, y contundente manifestación, les permitió conseguir adicionalmente un importante respaldo de la población y de los padres de familia. De hecho, ayer la ministra de educación, identificada totalmente como una funcionaria comprometida con el neoliberalismo, informó que ya se habían cumplido con todos los compromisos; lo cual no parece ser totalmente cierto. Los líderes sindicales han advertido que el informe de la ministra es un “documento irrisorio”. Ellos no comparten la visión ni la versión oficial.

En el caso del aumento salarial, por ejemplo, el gobierno publicó en el diario oficial el acuerdo gubernativo que oficializa el aumento de 8% a los maestros, pero éstos indican que la publicación del acuerdo es una muestra de abuso de autoridad ya que el monto del incremento no ha sido acordado, mientras el gobierno se adelantó a oficializarlo. Los maestros han exigido 15% de aumento y, están dispuestos a aceptar hasta 12%, en tanto que el gobierno asegura que no puede ni tiene dinero para ir más allá del 8%.

Así las circunstancias, es muy previsible que para el fin de semana, en que está contemplada una reunión de la dirigencia magisterial, se reafirme la disposición de ir nuevamente a las calles. En esta ocasión hay que hacer notar que las condiciones políticas no son las mismas de marzo; que la dirigencia está en la línea de riesgo y podría perder el respaldo popular; que tienen al interior de su organización una división que podría quedar absolutamente visible la próxima semana; y carecen del elemento sorpresa que tanta ayuda les dio hace un mes.

En ese escenario, no menos importante resulta el papel del matutino Siglo Veintiuno, que ha dejado de ser mero informador y ha pasado a ser parte del conflicto, generando opinión favorable hacia la ministra y desfavorable hacia el sindicalismo. Incluso investigando la vida privada del hijo del maestro Joviel Acevedo.

A lo interno del gremio magisterial también hay diferencias agrias por la contratación, y particularmente el pago, de un equipo de abogados que recibirán el 8% del incremento total que reciban todos los maestros. Eso significaría que los asesores legales se quedarían con el aumento del primer mes destinado a los maestros y, como es de imaginar, no todos están de acuerdo con eso.

El otro elemento a considerar es cuál será la actitud de padres y madres de familia, y opinión pública en general, si los maestros deciden profundizar sus protestas e incluso irse a huelga, a pesar de los logros que han sabido alcanzar, este es un tema que tiene gran importancia y que el gobierno podría mover a su favor.

Lo cierto es que ni el gobierno ni los maestros parecen dar muestras de ceder en sus posturas, y ello sólo puede servir para pronosticar mayores enfrentamientos en los siguientes días. Un enfrentamiento que por un lado tiene a un gobierno debilitado políticamente y en campaña electoral, y un magisterio que corre peligro al intentar sobreganar en una coyuntura que no le favorece.

Fuente: www.i-dem.org - Nueva Época números 1184 - 200407


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.