Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Por el rescate de la Asociación de Estudiantes Universitarios de Guatemala
Por Erwin Pérez - Guatemala, 23 de mayo de 2007

El 22 de mayo de 1920, hace ya 87 años, derrocado el dictador Manuel Estrada Cabrera, se fundó la Asociación de Estudiantes Universitarios, de la Universidad de San Carlos de Guatemala, USAC. Así, la fecha se adoptó como la más idónea para conmemorar el Día del Estudiante Universitario. De esa cuenta, cada 22 de mayo se evoca no sólo aquel histórico episodio sino el cúmulo de organización y lucha que identificó hasta hace unos años a la AEU.

De modo que ayer (22 de mayo) fue el Día del Estudiante Universitario, pero ¿cuántos de los casi 125 mil estudiantes se enteraron de ello?, peor aún ¿existe en el seno de la AEU actual la solvencia académica y reivindicativa para tan siquiera recordar el día? Las respuestas pueden ser muy simples. Por un lado nos encontramos con una comunidad sancarlista que desde hace una década está inmersa –la mayoría de manera inconsciente- en un proceso creciente de insensibilidad y desafecto por la casa de estudios. Por aparte, el sector estudiantil de la USAC tiene a la cabeza de la Asociación Estudiantil a un grupo de universitarios que nada o muy poco tienen que ver con las necesidades, reivindicaciones o intereses estudiantiles.

Hay por lo tanto un distanciamiento grosero entre lo que debería considerarse dirigencia estudiantil y el estudiante promedio. Profundizando aún más, podemos afirmar con absoluta certeza, que la AEU se encuentra completamente distanciada, apartada de los procesos políticos y sociales del país. Pero hay algo todavía peor: la AEU está en manos de un grupo al que se le identifica ideológicamente de derecha, y señalado en los pasillos universitarios de mafioso y corrupto. Explicado esto, la respuesta a la segunda pregunta, cae de su peso.

De tal manera que en la actual AEU no existe la solvencia para conmemorar el Día del Estudiante Universitario. Esa tarea la asumió ayer un grupo de ex dirigentes estudiantiles con la presentación de un pequeño pero muy atinado libro: “Apuntes para una semblanza de líderes estudiantiles del 89”. El documento está dedicado a todos los estudiantes universitarios que murieron víctimas de la represión del Estado, pero particularmente, está ofrecido a 10 compañeros y una compañera universitaria, quienes a finales de 1989, fueron secuestrados, torturados y posteriormente asesinados. Cinco de ellos siguen aún sin aparecer.

El Estado pidió perdón por no haberles garantizado la vida pero la justicia contra los criminales aun no llega. “Los estudiantes, víctimas de la represión, eran dirigentes de la AEU y respaldaron no sólo las demandas sociales de aquel momento, como la histórica huelga magisterial, sino que creían fervientemente en la finalización de la guerra, la democratización real del país y la libertad. Por eso los asesinaron.” (1)

En el acto, celebrado en conjunto con la Asociación de Estudiantes de la Escuela de Ciencia Política, participaron familiares de los desaparecidos. Se develó un mural que servirá para recordar a aquellos mártires; se gritaron consignas en demanda de justicia; también se colocó el nombre de cada uno de los desaparecidos a igual número de aulas; hubo aplausos por ellos, nostalgia y recuerdos.

La ejecución extrajudicial y la desaparición forzada de los universitarios en aquel “agosto negro” no han quedado en el olvido. Pero tampoco ha llegado el perdón a los culpables. Lo que se espera es que la justicia llegue, para que casos como este no vuelvan a ocurrir jamás.

El anhelo inmediato es que a corto y mediano plazo, logre estructurarse en la Universidad de San Carlos un grupo de hombres y mujeres dispuestas a recuperar la institucionalidad de la AEU, para convertirla nuevamente en una organización al servicio del estudiante, convencida de que fuera de las paredes universitarias, su tarea es acompañar al pueblo de Guatemala en la transición a una verdadera democracia. Después de todo: “los mártires no se lloran, se imitan” .(2)

(1) “Los estudiantes del '89” Reporte Diario No. 807, 01 de septiembre de 2005.

(2) Otto René Castillo, poeta, universitario y revolucionario Guatemalteco (1936-1967)

Fuente: www.i-dem.org - Nueva Época números 1206


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.