Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Grandes empresas, pequeños tributos
Por Eduardo Villatoro - Guatemala, 26 de marzo de 2005

Derivado de informaciones de prensa y comentarios de columnistas, como los publicados por el colega Haroldo Shetemul, ahora sabemos que desde 2000 hasta el mes de abril del año en curso, la empresa mexicana Marhnos ha recibido más de Q 220 millones por el cobro de peaje en la autopista Palín-Escuintla, pero sólo ha pagado al Estado menos de Q 2 millones.

Sin embargo, la mayoría de los guatemaltecos no estamos enterados de la evasión tributaria a municipalidades del país, por parte de otras poderosas e influyentes empresas, como lo da a conocer una investigación periodística de Inforpress Centroamericana, en torno a la evasión del pago de impuestos a municipalidades del interior del país.

Esa agencia de prensa cita el caso del municipio de Teculután, Zacapa, donde se han asentado dos fábricas, una que produce cerveza, y la otra agua purificada. Inicialmente, la empresa Cervecería Río pagaba a la comuna local la ínfima suma de Q 4,500 anuales por concepto del impuesto único de inmuebles (IUSI), y luego, derivado de los requerimientos municipales, ofreció pagar Q 75 mil, pero no lo ha hecho efectivo, sin ningún temor de que las autoridades edilicias de la localidad entablen la demanda judicial respectiva.

En teoría, esa fábrica produce 750 mil cajas mensuales de cerveza, lo que significa que extrae del municipio un millón de litros de agua, mientras que la otra empresa produce al mes hasta 500 mil garrafones de agua purificada, de 19 litros cada uno, o sea que extrae 9.5 millones de litros de agua, pero apenas paga Q 18 mil anuales por concepto del IUSI, y nada más, aunque los vecinos de Teculután estén afrontando grave escasez de agua potable, que no les permite satisfacer sus primarias necesidades de tan vital líquido.

En el norte del país, en el municipio petenero de Sayaxché, se instaló la fábrica Olmeca, S.A., que, según fuentes de Inforpress, estaría evadiendo el pago de Q 270 mil anuales por el mismo impuesto. Durante cinco años ha estado explotando una plantación de casi 300 caballerías (equivalente al 18 % del territorio de aquel municipio), pero no ha pagado un solo centavo a la comuna. La deuda asciende ya a más de Q 1.3 millones.

Por aparte, 24 municipalidades han iniciado procesos legales de cobro a la empresa TELGUA, para que les pague Q 69.5 millones por concepto de servidumbre de paso, es decir, por el uso que la compañía telefónica hace de la vía pública en territorio de esas jurisdicciones, para sus operaciones.

A principios de 2004, se inició el proceso de cobro por ese concepto, pero TELGUA presentó un recurso de reposición, argumentando que el pago que se le requiere es inconstitucional porque el monto a cobrar fue fijado unilateralmente (¡¡!!).

El 25 de enero pasado las corporaciones municipales que han salido en defensa de los intereses de sus vecinos, declararon sin lugar el recurso de reposición y fijaron el plazo de cinco días hábiles para que TELGUA hiciera efectivo los pagos. La empresa mexicana respondió negativamente de nuevo y promovió un proceso contencioso administrativo contra 13 municipalidades.

Esa compañía arguye que el uso de los bienes municipales no les obliga a pagar, que en todo caso el cobro debe ser pactado entre las partes, y que las comunas no están tomando en consideración la capacidad financiera de TELGUA.

Pero el requerimiento de las municipalidades es legítimo y lícito, porque el cobro de servidumbres de paso está establecido en el artículo 25 de la Ley General de Telecomunicaciones, en el Código Municipal y hasta está previsto en el contrato de la venta de la entonces estatal empresa de telecomunicaciones en 1998.

Respecto al alegato de la empresa telefónica en cuanto a su supuesta debilidad financiera, debe tomarse en consideración que de acuerdo con la Superintendencia de Telecomunicaciones (SIT), siempre conforme datos obtenidos por Inforpress, el mercado de la telefonía móvil y fija ha crecido durante los últimos tres años a un ritmo anual del 23 %, lo que permite estimar que las ganancias de TELGUA habrían sido de casi Q 720 millones en 2004, y que para agosto del año en curso superarían los Q 880 millones.

Sin embargo, esa empresa transnacional se resiste a pagar por concepto de servidumbre de paso, al igual que la empresa Olmeca se niega a pagar el IUSI en Sayaxché, y otras dos más no pagan lo relativamente equitativo que exige la municipalidad de Teculután.

No es de extrañar, entonces, que en Centroamérica aparezca Guatemala con la más débil recaudación tributaria, pues apenas representa el 10.3 % del producto interno bruto, al igual que es el país centroamericano donde menos porcentaje se recauda en el ámbito local, es decir, por tributos municipales.

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.