Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Coordinadora de Comunistas de Guatemala
Por Eduardo Villatoro - Guatemala, 11 de octubre de 2005

Resurgimiento de un movimiento político marxista

Después de la disolución del marxista-leninista Partido Guatemalteco del Trabajo (PGT), cuyo último secretario general fue mi amigo Ricardo Rosales Román, cuyo nombre en la clandestinidad era Carlos Gonzáles, al haberse incorporado, junto con otras tres organizaciones insurgentes durante el conflicto armado interno, en la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca, creí que, colectivamente considerados, los partidarios políticos del materialismo histórico y dialéctico habían desaparecido del mapa político del país.

Pero estaba equivocado. Desde hace algunos meses recibo por la vía cibernética una publicación periódica que constituye el órgano informativo de la "Coordinadora Nacional de los Comunistas" (CNC), que me envía Víctor Gutiérrez, quien podría ser o es uno de los dirigentes de esa corriente izquierdista.

No entraré ahora en detalles acerca de los contenidos de los documentos electrónicos, aunque es fácil deducir su temática, sino que, con la previa autorización del que se hace responsable de la publicación, daré a conocer preguntas y respuestas que nos cruzamos entre ambos, en dos etapas, siempre por medio del correo electrónico.

Para evitar suspicacias, dejaré para la entrega del próximo sábado la primera de las preguntas que le planteé y que generó extensa, intensa y sumamente interesante respuesta, de manera que al inquirir si la CNC es un grupo, comité u organización marxista-leninista que actúa en la clandestinidad o dentro del marco constitucional, y en vías de convertirse en partido político, explicó:

-La CNC es la instancia, valga la redundancia, de coordinación de colectivos y pequeñas redes de compañeras y compañeros, que estamos haciendo esfuerzos para la refundición del Partido Comunista de Guatemala. Nuestra fundamentación es marxista y pretendemos convertirnos en una organización para la lucha política de la clase trabajadora y de todos los explotados y oprimidos.

-Por razones de seguridad -razonó-, nuestro esfuerzo no es público, pero tampoco clandestino, pues todas y todos luchamos en organizaciones populares o en iniciativas de organización social,
Esta respuesta y otra más podrían interpretarse como que los comunistas de la CNC no siguen la ruta del leninismo, sino que se constriñen a pretender aplicar la doctrina política y económica de Karl Marx.

A otra interrogante en torno a eventuales alianzas con otros grupos y partidos de izquierda, Víctor Gutiérrez precisó:

-La decisión de refundar el Partido Comunista implica pensar y asumir oportunamente alianzas con otras organizaciones populares y de izquierda. De manera práctica, nuestros esfuerzos están dirigidos a acercar a las organizaciones populares y partidarias de izquierda, en orientación a la conformación de un frente político que, entre otros aspectos, trasciende el marco electoral. Dentro de nuestra estrategia, para citar un ejemplo, buscar alianzas para participar en la próxima contienda electoral no constituye nuestra preocupación más importante. De hecho, el aspecto electoral es sólo parte de dicha estrategia.

Luego, le pregunté: - ¿Ustedes han abandonado la idea de alcanzar el poder por medio de las armas?

-Lo que puedo afirmarle -delimitó- es que nuestra estrategia es política, y que las armas no son un recurso por el que estemos optando.

-La CNC ¿es una prolongación del PGT? -le consulté.

-Nuestra decisión de refundar el Partido Comunista -puntualizó-, tomada hace dos años, parte de distanciarnos de la dirigencia del PGT, que finalmente se insertó dentro de la URNG, y de la decisión de disolver el partido en 1997.

-No obstante -admitió-, no podemos menos que reconocernos históricamente en el PGT como nuestra anterior organización comunista, con aportes históricos a la lucha, y sus errores. En esa misma perspectiva, no podemos menos que reconocer, también, nuestros antecedentes en otras expresiones comunistas que se desmembraron del PGT que finalmente se integró a la URNG. Obviamente, en tanto parte de nuestra historia como comunistas, nuestra visión es crítica. En esa medida, no podemos tampoco dejar de fundamentar la actual etapa de organización en resoluciones de congresos del PGT. (Pero) somos un nuevo esfuerzo en la historia de la lucha comunista en Guatemala, en la cual nos insertamos viejos y nuevos militantes del comunismo.

- ¿Mantienen relaciones cordiales o ásperas con la URNG? -cuestioné.

-Nuestra relación con la URNG -advirtió- es fundamentalmente con algunas de sus bases insertas en organizaciones de lucha popular. En concreto, hemos encontrado coincidencias, las cuales consideramos (que son la) base para profundizar relaciones políticas compartidas. Obviamente, partimos de críticas a la institución y a la dirigencia de la URNG.

- ¿Cree posible en la unidad de las diferentes expresiones de izquierda en Guatemala?, fue la siguiente interrogante.

-Creemos en el principio de unidad de la izquierda -especificó-. Creemos en la necesidad de la unidad de la izquierda. Creemos que actualmente las expresiones electorales de izquierda se ven obligadas a rearticularse. Nótese que no estamos hablando de unidad, pues creemos que esto es algo a constituirse y que en este momento no existen las mejores condiciones para ello.

-Sin embargo -prosiguió-, conocemos elementos que al interior de éstas (organizaciones de izquierda) hay factores que dificultan esa necesidad, tales como los liderazgos en conflictos políticos y personales, las cuotas, los intereses personales, las contradicciones ideológicas, las visiones electoralistas, entre otros.
-Finalmente, una pregunta personal ¿es usted hijo o familiar del maestro Víctor Manuel Gutiérrez (líder histórico del PGT)?

-Honor sería ser hijo o familiar de nuestro gran líder Víctor Manuel Gutiérrez -aclaró-. En realidad este es un seudónimo que rinde homenaje al gran luchador, al gran comunista y dirigente magisterial y político. Además, debo ocultar mi nombre real, porque a causa de que nuestro esfuerzo organizativo es de clara definición comunista, debemos guardar condiciones mínimas de seguridad.

(La esposa de Lenín Romualdo Rosales Castro, modesto militante de un grupo neo marxista, le reclamó ayer tarde a su marido: -Deberías llevarme por lo menos una vez a un lugar caro. Mi camarada gustosamente accedió y la condujo anoche mismo a una atestada estación de gasolina).



Como recordarán los pocos lectores que le siguen la pista a estas palabras de papel, el pasado jueves publiqué una parte de la entrevista que por medio del correo electrónico sostuve con Víctor Gutiérrez, nombre ficticio de uno de los dirigentes de la Coordinadora Nacional de Comunistas (CNC).

Tomarán en cuenta lo expresado entonces, en cuanto a que esta instancia política no es una organización formal propiamente dicha, sino que, como su nombre lo indica, coordina a colectivos y pequeñas redes de hombres y mujeres que persiguen la refundición del Partido Comunista, que hasta 1997 llevaba el nombre de Partido Guatemalteco del Trabajo, que desapareció como tal al integrarse en la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca, juntamente con el Ejército Guerrillero de los Pobres, las Fuerzas Armadas Rebeldes y la Organización del Pueblo en Armas.

Les comentaba que con alguna frecuencia recibo en mi buzón electrónico documentos de la CNC, y a raíz de esa relación cibernética dispuse formularle preguntas a su portavoz, a quien llamaré únicamente Víctor, para evitar confusiones con otro personaje que mencionaré posteriormente, que también es de apellido Gutiérrez, pero éste sí de a de veras.

Casi todas las preguntas y respuestas las publiqué el pasado jueves, con excepción de una que hoy doy a conocer, porque se trata de la interrogante que mereció la más amplia respuesta, a manera de particular análisis del portavoz de la CNC.

Como ha despertado mucha especulación la presunta alianza entre una destacada e intrépida legisladora de tendencia izquierdista, que cuenta en su haber con recio y temerario pasado contestatario, en su calidad de fogueada activista social por los derechos humanos, con un poderoso y conocido empresario guatemalteco, sumamente crítico, apasionado y mordaz en su programa televisivo de amplia audiencia nocturna dominical, creí que Víctor, a causa de la ideología que sustenta y por su hipotética o real cercanía con organizaciones políticas del mismo o similar signo ideológico, sería uno de los más indicados para esclarecer los rumores, y por eso le lancé la pregunta:

- ¿Según su perspectiva, qué hay de cierto sobre la supuesta relación entre la valiente diputada Nineth Montenegro y el licenciado Dionisio Gutiérrez?

La interrogante fue respondida en dos vertientes que intentaré aglutinarlas, pero textualmente. La primera dice: "Más allá de considerar la supuesta alianza entre la diputada Montenegro y el empresario Gutiérrez consideramos importante compartirle algunos elementos de análisis.

"La diputada Montenegro ha sido promotora de relaciones, especialmente electorales, entre la expresión de izquierda -a la que perteneció y de la cual había decidido retirarse desde antes de que concluyera la campaña electoral del 2003- y fracciones de la burguesía local. Ella constituyó el contacto entre la GANA -vía el ex directivo de la ANACAFE, Montenegro, familiar suyo- y la dirigencia de la ANN en ese entonces y promovió en su dirección dicha alianza, posición que, por cierto, fue del agrado de Monsanto".

Como ustedes, fieles aunque contados lectores, se acordarán, la diputada Montenegro rompió con la ANN (Alianza Nueva Nación) y el ex comandante insurgente Pablo Monsanto, secretario general del partido, para fundar su propia organización política, denominada Encuentro por Guatemala.

Siempre acerca de la pregunta, Víctor señala: "Las aseveraciones hechas a su persona (supongo que se refiere a la diputada Montenegro. -n. del a.-) tienen como fuente a compañeros nuestros que por su participación previa dentro de la ANN, y por informaciones cercanas a la familia de los Gutiérrez, nosotros en lo particular las utilizamos como dato confiable en nuestros análisis. Tales aseveraciones fueron compartidas, y usted determinará sus posibilidades o, en todo caso, como hipótesis de investigación, para que otras fuentes puedan proveerle la certeza que se requiere".

Más adelante indica que el empresario Dionisio Gutiérrez "y a quienes representa, el clan Gutiérrez-Bosch, han estado haciendo esfuerzos por ser parte del bloque oligárquico de poder, entre otras formas, a partir de financiar varias fuerzas políticas, entre ellas a la de la diputada Montenegro, tal y como se supone", dando a entender, según mi percepción, que la CNC no está plenamente convencida de aquellos lazos.

Sin embargo, Víctor especula "No es de extrañar si esta relación existiera. La política de alianzas entre Montenegro y Gutiérrez coinciden en esencia. Por un lado, una diputada con interés de ascender políticamente a partir de la ambigüedad política y, sobre todo, ideológica. Por otro lado, un empresario como Gutiérrez interesado en articular una red política que le garantice mejores condiciones para sus negocios y para acumular (más) poder".

Finalmente, el portavoz de los comunistas advierte que "Más allá de Montenegro y Gutiérrez sería interesante, desde nuestro punto de vista, la reflexión sobre el tema de las alianzas desde una posición de clase, analizada en el marco del régimen político y del sistema político dominante, en tanto régimen y dominación oligárquica e imperialista".

Hasta aquí las opiniones del vocero de la CNC.

Para conocer su apreciación respecto de lo declarado por Víctor en la primera entrega de estos dos artículos, y posiblemente en torno a esta segunda parte, me comuniqué con Ricardo Rosales Román (Carlos Gonzáles, en la clandestinidad durante el conflicto armado interno), quien durante los últimos 25 años del Partido Guatemalteco del Trabajo, fue su secretario general.

Después de breves intercambios de ideas, convenimos en que lo más apropiado y útil para los lectores, especialmente quienes militan en política, a causa de la brevedad de mi espacio, es que utilice su columna del próximo miércoles, aquí en La Hora, para explayarse sobre el tema.

(Romualdo Montenegrini Romanoli, antiguo miembro de la Juventud del PGT y ahora enrolado en la CNC, al dirigirse al grupo de políticos burgueses de izquierda, interesados en una eventual alianza, al recordar al extinto comediante Groucho Marx, les dice: Perdónenme que los llame caballeros, pero es que no los conozco muy bien).

Fuente: www.lahora.com.gt - 06 y 08 de octubre de 2005


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.