Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Lunes de preguntas desinteresadas
Por Eduardo Villatoro - Guatemala, 11 de octubre de 2005

Sólo es un titular, porque el gobernante carece de tiempo para leer periódicos

  • ¿Con cuánto dinero o con qué alimentos, ropa y otros objetos ha contribuido usted desinteresadamente a solucionar las graves carencias de las decenas de miles de compatriotas asolados por la tormenta tropical Stan? ¿Se ha desprendido de algunos centavos para llevar un poco de consuelo a las víctimas del meteoro? ¡Qué terrible y trágico! Y, como siempre, los pobres han sido los más vulnerables.
  • ¿Surtirán efecto las tardías y ligeras advertencias del presidente Berger contra los que especulan con el hambre y las necesidades de quienes sufren los rigores de la naturaleza? ¿Por qué desde el principio, cuando se redactó y aprobó el decreto que establece el estado de calamidad, no se incluyeron normas fijando precios topes y estableciendo severos castigos a los especuladores y acaparadores de artículos de primera necesidad y otros productos indispensables para sobrevivir?
  • ¿No es más decepcionante, doloroso y humillante que dueños de pequeñas tiendas, de panaderías artesanales, de modestas abarroterías y mezquinos vendedores de mercados sean tan perversos y ambiciosos con los guatemaltecos de su propia clase social, víctimas del infortunio?
  • ¿Algunos de ustedes se acuerdan de lo que dijo el presidente Berger en el puerto de San José el martes 4 pasado? Según Siglo Veintiuno del miércoles siguiente, página 4, el mandatario expresó tranquilamente: “...la emergencia no llega a tanto, los habitantes de estos lugares ya están acostumbrados a esto...”. De verdad, yo esperaría que don Óscar pensara un poco antes de emitir opiniones. Menos mal que después reaccionó y ha estado supervisando constantemente en distintas áreas las tareas de rescate y aprovisionamiento de víveres; pero los especuladores y hambreadores siguen tan campantes en su camino al infierno.
  • ¿Está usted enterado del amor a la patria, el desinterés, la abnegación y el sacrificio de algunos o muchos diputados llamados distritales, que se presume residen en sus jurisdicciones, pero semanalmente vienen a la capital, de martes a jueves, para contribuir con sus dotes legislativas en la promulgación de leyes, puntos resolutivos y acuerdos de pésame? Pues como se supone que no tienen familiares en la capirucha y sus alrededores en cuyas casas pudieran hospedarse, optan por mesones y otros albergues similares, porque no les alcanzan los Q29 mil que devengan mensualmente, para pagar una pensión un poco decorosa.
  • ¿Sabe cómo intentaron remediar esas calamidades? Pues la junta directiva que preside el irreemplazable don Jorgito Méndez y Herbruger dispuso que a cada diputado distrital o no, se les dote de Q500 mensuales destinados a la compra de sus refrigerios y útiles de oficina. ¿A que usted no se enteró a tiempo lo que dijo el parlamentario

    Roberto Alfaro para justificar ese bono alimentario? Al referirse a los hambrientos y desolados representantes, desinteresadamente declaró: “Hay diputados departamentales que viven en un cuartito, y vienen al Congreso sin desayunar, por eso en el PAN les compramos sopas, pan, café, té, aguas gaseosas y otros alimentos, para que tengan que comer” (sic).
  • ¿Se imagina usted a un desfallecido diputado saliendo de un palomar, después de haber abandonado su cuartito, sin haber tenido tiempo de tender su catre, mucho menos de esperar turno para poder tomar un baño, aunque sea a guacalazos, a la orilla de abarrotada pila de inquilinos, y sin hacer sus necesidades fisiológicas? ¿No le invade a usted un hondo sentimiento de tristeza al saber que muchos padres de la patria llegan al Congreso con las tripas retorciéndoseles del hambre, y sin siquiera haberse echado un poco de loción para disimular los malos olores y sin haberse cepillado los dientes? Y todavía así hay malagradecidos que hablan pestes de esos pobrecitos legisladores que alquilan un “cuartito”, como lo dijo el misericordioso dirigente del PAN.
  • ¿Cuántas municipalidades carecen de recursos económicos destinados a financiar obras indispensables para satisfacer necesidades de sus comunidades? Son numerosas, sobre todo ahora después de la tormenta Stan que asoló a muchos municipios. Pero ¿se ha dado cuenta de que por lo menos hay una corporación edilicia que sí posee el dinero suficiente hasta para pagar desplegados de prensa? ¿No leyó los campos pagados publicados en tres diarios capitalinos por la municipalidad de El Estor, de Izabal?
  • ¿Cuánto cree usted que erogó esa corporación municipal para publicar tres páginas completas en Prensa Libre, Nuestro Diario y elPeriódico? Si nos atenemos a las tarifas normales, esa comuna erogó por esos tres desplegados alrededor de Q61 mil. ¿Leyó usted esos anuncios? Pues su tema central radica en defender a las empresas transnacionales que explotan recursos naturales, específicamente la minería, aunque curiosa y desinteresadamente no menciona el nombre de una sola de esas compañías.
  • ¿No le llega a usted cierto tufillo de manipuleo en un gasto tan oneroso para una municipalidad tan gamonal? ¿La Contraloría General de Cuentas se tomará la molestia de investigar el origen del dinero utilizado para financiar los campos pagados? ¿Será un caso de corrupción a cielo abierto o simplemente un acto generoso de esas autoridades edilicias, para gastarse Q61 mil en guarnecer capitales extranjeros, sobre todo por la retórica a la que recurren?
  • ¿Quiere leer un trozo de la publicación? Esa dadivosa municipalidad asevera que la participación de grupos y organizaciones civiles que velan por el ambiente y los recursos naturales “deberían limitarse a observar” lo que está ocurriendo, y les exigen que “terminen de una vez por todas, la campaña desinformativa que han emprendido en centros educativos, iglesias y reuniones políticas, la cual afecta negativamente a nuestra comunidad, nuestro pueblo, a nuestros hijos y a nuestro futuro” (sic). ¿No le es conocida esa argumentación? ¿No le recuerda la retórica de transnacionales y de sus gratuitos defensores en columnas de prensa?
  • Preguntas finales: ¿Cuántos concejales de El Estor se necesitan para cambiar un foquito de luz? Romualdo Herbruger dice que cinco: uno que sostenga la bombilla y cuatro que le den vuelta a la mesa donde se paró el primero. ¿Y leyó las declaraciones del entrenador Ramón Maradiaga en Prensa Libre el 24 de septiembre pasado? Dijo:

    “Estoy consciente de ganarle a México. Seguro estoy de mi trabajo, así como ilusionado del mismo. Por eso podemos vencer”. Además de incompetente, fanfarrón. ¿O no, complacientes y cacofónicos locutores televisivos del fútbol?

Fuente: www.lahora.com.gt - 101005


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.