Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Acerca del revés de la doctora Menchú
Por Eduardo Villatoro - Guatemala, 21 de septiembre de 2007

Alrededor de un mes después de que el actual presidente boliviano Evo Morales había triunfado en las elecciones de su país en 2005, o sea en la segunda semana de enero de 2006, nos reunimos un reducido grupo de amigos que, sin estar afiliados a ningún partido político, nos consideramos socialdemócratas, y celebrábamos la victoria del dirigente indígena sudamericano.

Algunos de mis compañeros, entusiasmados ante la posibilidad de que en Guatemala pudiese ocurrir similar fenómeno electoral, personalizado en la Premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú, creyeron que era la oportunidad de que una mujer e indígena, para mayor escarnio de la plutocracia conservadora, se lanzara de candidata a la Presidencia de la República, con muchas probabilidades de obtener la victoria, tomando como antecedente lo sucedido en Bolivia.

Aunque no compartí el aparatoso arrebato de mis amigos, por razones que anotaré adelante, acepté la comisión de buscar una entrevista con la doctora Menchú en nombre del grupo, en vista de que cuando fui secretario ejecutivo de la desaparecida Comisión Nacional de Reconciliación, había tenido contactos con ella al haberse realizado el Diálogo Nacional, a finales de la década de los '80, y quizás se recordaría de mí, por pequeños detalles a mi cargo, que facilitaron su participación en ese encuentro.

Con reservas, llamé a la oficina de doña Rigoberta. Una voz masculina me indicó que para los efectos de mi solicitud me comunicara con su secretario privado. Esta persona me dijo que para poder conversar con la señora Menchú previamente enviara una carta. Redacté la nota y la envié el 17 de enero de 2006. Me quedé esperando la respuesta. Se lo hice saber a mis amigos y me desligué del abortado proyecto.

Desatendido estaba de este asunto, aunque me enteré, por supuesto, que meses después había aceptado la candidatura presidencial que le propuso el partido Encuentro por Guatemala, cuando a mediados de junio de este año recibí una llamada del doctor Michael E. Allison, de la universidad norteamericana de Scranton, quien deseaba conversar conmigo (además de sostener reuniones con analistas políticos), y el 25 de ese mes me visitó.

El investigador estadounidense demostró especial interés en saber mi opinión respecto a la candidatura de la señora Menchú, puesto que creía que había muchas probabilidades de que saldría victoriosa, después de lo ocurrido en Bolivia. Entre otros conceptos, le indiqué que mientras que en esa nación sudamericana son dos los grandes grupos amerindios, los aymaras y los quechuas, en Guatemala existen 21 grupos lingüísticos (comúnmente conocidos como etnias), y que, al igual que en cualquier sociedad, tienen sus diferencias internas, incluso clasistas, de manera que, por ejemplo, un empresario k'iché de la ciudad de Quetzaltenango, no tiene nada en común con un pescador artesanal tz'utjil del lago de Atitlán.

Agregué que contra el exagerado optimismo de la doctora Menchú, cuando afirmó en Francia que contaba con las simpatías del 75 % del electorado, en realidad su candidatura no había provocado el frenesí de los indígenas de origen maya, ni de los grupos populares organizados, aunque sí el respeto de la mayoría de los guatemaltecos.

Me preguntó el Dr. Allison a qué atribuía yo esa falta de respaldo. Le respondí que posiblemente obedecía a que durante los tres años anteriores, doña Rigoberta ignoró las protestas de grupos indígenas y campesinos contra las políticas neoliberales del gobierno empresarial, y las represiones de que fueron objeto; no se dio por enterada de las legítimas reclamaciones magisteriales y del rechazo de las comunidades a la minería de cielo abierto; guardó silencio ante la política migratoria de Estados Unidos y la masiva expulsión de miles de guatemaltecos, porque ella estaba muy ocupada representando al régimen del presidente Óscar Berger en reuniones internacionales, en su calidad de Embajadora de la Paz.

Esas mismas razones y otras más que le expliqué al Dr. Allison en su oportunidad, y que evidencian el divorcio de la doctora Menchú con los sectores indígenas, campesinos, comunitarios y populares, dilucidan su estrepitosa derrota electoral. No se trata de racismo ni de exclusión de género. Es falta de efectiva identificación de la Premio Nobel con las necesidades de las clases sociales marginadas del país.

(Terminadas las elecciones, Romualdo, activista de Encuentro por Guatemala, pregunta por un derrotado candidato a diputado. Lleva tres días en cama, le responde la empleada. ¿Se enfermó o está agotado por hacer proselitismo? No replica la doméstica; es que se casó).

Fuente: www.lahora.com.gt - 200907


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.