Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Pinochet, Fox y Rafael Correa
Por Eduardo Villatoro - Guatemala, 9 de octubre de 2007

Q- ¿Qué se harían los apologistas del difunto dictador chileno Augusto Pinochet que desde hace tiempo ya no inundan sus columnas con ditirambos hacia el régimen fascista del generalote corrupto? ¿Por qué ya no escriben elogios hacia el sistema neoliberal que implantó el genocida andino?

Simplemente porque, después de todo, tienen algo de pudor y se avergüenzan de que ese golpista no era el pundonoroso militar al que calificaban de acrisoladamente honesto. Admitían que su gobierno fue autoritario, pero que precisamente porque rigió a Chile con arbitraria mano de hierro se logró la prosperidad de su economía; sin que el dictador se hubiera apropiado de los recursos del Estado.

Pero cuando estalló el escándalo en torno a los millones de dólares que Pinochet tenía a buen resguardo en bancos extranjeros, sus panegiristas guatemaltecos se escondieron abochornados. Se quedaron pasmados y mudos.

¿Y qué dirán ahora en sus corrillos neoliberales, si es que se atreven a comentar el asunto, acerca de la orden de arresto dictada por el juez Carlos Cerda contra la viuda, los hijos y otros parientes y allegados del traidor ministro de la Defensa del presidente Mártir Salvador Allende? Están acusados de complicidad en el desvío de cuentas personales de Pinochet, quien estaba enjuiciado por fraude al fisco y malversación de fondos públicos, cuando falleció.

Q- Otro ex presidente derechista latinoamericano, aunque sin llegar a los extremos del dictador Pinochet, porque sus compatriotas no se lo permitieron, que se encuentra bajo la crítica mediática y política a causa de enriquecimiento ilícito es el mexicano Vicente Fox.

Después de que una revista del corazón publicó fotografías del rancho donde, entre lagunas artificiales, animales exóticos y otros lujos estrambóticos, viven placenteramente el ex mandatario azteca y su esposa Marta Sahagún, el diario Reforma publicó un reportaje en torno al dinero que el gobierno de México le paga a la pareja.

Fox recibe mensualmente 20 mil dólares, seguro médico, sueldos de 8 colaboradores, escoltas y hasta 3 directivos (con asignaciones de 10 mil dólares) de la organización privada "Vamos, México" de la señora Sahagún, fundación altruista (¡!) que debería absorber esos salarios, la cual en 4 años recaudó donativos por 45 millones de dólares.

Mi espacio es insuficiente para incluir otros caprichitos del ex presidente Fox y de su amada esposa, a costillas del erario mexicano.

Q- Mientras tanto, un presidente sudamericano en ejercicio, que es blanco de las ácidas críticas de la prensa neoliberal, ha firmado un decreto ejecutivo que devuelve parte de la riqueza petrolera a su país.

El gobernante ecuatoriano Rafael Correa reformó la Ley de Hidrocarburos de su pequeña nación, mediante la cual se decreta que el 99 % de las ganancias extraordinarias del petróleo quedarán para el Estado y el 1 % restante para las empresas, mientras que anteriormente la distribución era a partes iguales.

Casi parecido a lo que ocurre en Guatemala con las empresas mineras a cielo abierto, sólo que al revés, puesto que el Estado sólo recibe el 1 % de las utilidades, mientras los habitantes de las comunidades padecen los efectos nocivos de la explotación de metales.

Q- Un lector me envió esta anécdota acerca de un conflicto entre una pareja.

-Alfonso, tomáme de la mano. -¡No! ?Alfonso, abrazáme. -¡No! ?Pero, Alfonso, si todas las parejas se agarran de las manos, se abrazan y se besan; ¿por qué nosotros no? ?Porque somos una pareja de guardaespaldas, Adolfo, y nos puede ver el candidato.

Fuente: www.lahora.com.gt - 081007


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.